Enlaces para accesibilidad

Dispuestos a todo por el Mundial

  • Federica Narancio

Miles de fanáticos de todas partes del planeta invadirán Sudáfrica y harán hasta lo imposible para no perderse un solo partido.

Miles de fanáticos de todas partes del planeta invadirán Sudáfrica y harán hasta lo imposible para no perderse un solo partido.

Muchos no se conforman con ver el Mundial desde casa y están dispuestos a gastar hasta el último centavo con tal de acompañar a su selección.

El uruguayo Juan José Falero, de 29 años, gastará cerca de US$ 6.000 en ir al Mundial Sudáfrica 2010. Irá con cuatro amigos más. El viaje lo planean desde diciembre, según dijo a voanoticias.com, y no ve la hora de ir.

“Es un combo, no sólo por el mundial, que va a ser muy emocionante, pero también por el viaje en sí mismo, por el país que vamos a conocer”, aseguró. Además, uno de sus amigos se casará al regresar y el viaje será una manera de “despedirlo”.

En su pueblo, muchos le dijeron a él y a sus cuatro amigos que estaban “locos” en gastar ese dinero para hacer un viaje que durará 25 días, contó. “Es la típica que te dicen, bien de pueblo chico”.

Falero vive en Cardona, Soriano, una localidad que según el Instituto Nacional de Estadística del Uruguay tiene 4.689 habitantes. No conoce a nadie más de su pueblo o del departamento que irá al mundial, con lo cual el periódico local ya le pidió que envíe fotos del viaje para publicarlas.

¿Tienen razón sus compatriotas en decir que ellos están locos en gastar US$ 6.000 para ir al mundial?

Abro a debate esta interrogante porque otros uruguayos con los que hablé que embolsarán un monto similar para ir a Sudáfrica dijeron que recibieron los mismos comentarios que Falero y sus amigos.

“No me dolió tanto en el bolsillo gastar ese dinero porque ya tenía asumido el gasto, pero reconozco que es carísimo. Al final de cuentas, gastás como US$ 10.000 y con ese dinero te recorrés todo Europa”, dijo Nilo Fernández, de 57 años.

Fernández no se define como un “fanático” de la selección uruguaya pero tenía la espina de ir a un mundial de fútbol.

“Mis hijos me dijeron que con ese dinero cambie el auto, pero yo quiero ir al mundial, quiero verlo en vivo. No sabés si puede ser el último por mi ciclo biológico o que Uruguay no clasifique nunca más. Ahora se me dio la posibilidad de ir y la verdad que en este momento disponía del dinero”, explicó.

Por unos US$ 6.600, que es lo que cuesta en promedio el paquete para ir a Sudáfrica (sin contar los gastos en alimentación), se pueden hacer varias cosas además de cambiar de coche.

Por ejemplo, haciendo una comparación un poco absurda, Falero y Fernández podrían hacer 150 asados con diez personas por cada reunión, si cada uno de los integrantes consume medio kilo de asado de tira de novillo.

Son tres años haciendo un asado durante todos los fines de semana del año.

Si a eso se le suman las bebidas y otras comidas que suelen acompañar el asado (queso parrillero, chorizo, molleja, morcilla), serán menos que 150 asados, pero igual serán muchos.

A los uruguayos, que son de los más carnívoros del mundo, les podrá sembrar la duda de viajar o no al ver esta comparación. Pero claro, el fútbol también es parte de su pasión nacional.

XS
SM
MD
LG