Enlaces para accesibilidad

No es la primera vez


Para el año 2030 Estados Unidos consumirá apenas 5,4 millones de barriles por día, lo mismo que en 1969.

Para el año 2030 Estados Unidos consumirá apenas 5,4 millones de barriles por día, lo mismo que en 1969.

El declive se ha instalado desde hace cuatro años y no se presume que vuelva a recuperar los niveles de 2006.

De todas formas, vale aclarar que esta no es la primera vez en la historia que cae la demanda por gasolina en Estados Unidos. Al menos temporalmente.

Durante los períodos de recesión, los conductores restringen el consumo, pero vuelven a impulsar cuando la economía se recuperar. Esta fue la razón principal para la caída del consumo en 2008. Sin embargo, ahora son otros tiempos y el gobierno y las autoridades de la industria petrolera coinciden en señalar que la caída en el consumo será persistente.

La declinación se ha instalado desde hace cuatro años y no se presume que vuelva a recuperar los niveles de 2006, incluso cuando la economía se está recuperando.

Las causas

De hecho, el consumo había comenzado a debilitarse desde antes, porque tras los ataques terroristas del 2001 contra Estados Unidos primero, luego la guerra en Irak y los efectos del huracán Katrina, elevaron los precios y forzaron a los conductores a reducir el consumo. Con la gasolina a más de $3 el galón (unos 4 litros de combustible), los estadounidenses retomaron el debate sobre el consumo e importación de combustibles fósiles y el cambio climático.

Incluso la popularidad de los grandes Vehículos Deportivos Utilitarios (SUV, por su sigla en inglés), casi un símbolo de la sociedad estadounidense moderna, cayo dramáticamente asociado a los altos precios de la gasolina. También el impulso gubernamental a la industria para mezclar combustibles como el etanol, de origen vegetal, tuvieron su efecto.

Los estadounidenses consumieron unos 8,2 millones de barriles de gasolina por día durante el año 2010 que está terminando, un 8% menos que el pico alcanzado en 2006, según información oficial.

Consolidar la caída

Sin embargo, para consolidar la caída en el consumo, las razones son más complejas y responden a una variedad de factores como son: a partir de 2012 los vehículos que se vendan tendrán que cumplir con requisitos de eficiencia de uso de gasolina por primera vez desde 1990. El rendimiento de los vehículos será ubicado en 30,1 millas por galón, frente a las 27,5 de 1990, y para el año 2016 será elevado a 35,5 millas por galón.

Los deportivos utilitarios y las camionetas contarán como vehículos de pasajeros y deberán cumplir con los mismos requisitos de rendimiento.

El lanzamiento de vehículos híbridos –que funcionan parcialmente con energía eléctrica-, apoyado por miles de millones de dólares del gobierno será otro factor de descenso de consumo.

Para 2022, la mezcla con etanol deberá incluir 36 mil millones de galones y otros biocombustibles contra los 14 mil millones de 2011.

Y también, un factor fundamental para desestimular el apetito de consumo de gasolina, el precio mismo, que se estima se mantendrá alto, debido a la competencia de la demanda proveniente de las economías emergentes.

Ningún factor por si sólo sería suficientemente poderoso para afectar el consumo de gasolina, pero sumados, y unidos a factores demográficos arán la diferencia.

Una mayor participación de mujeres en el mercado de trabajo, que en general son usuarias de transporte público o vehículos más eficientes, así como el retiro de actividades de generaciones que solían preferir automóviles grandes y conducir distancias largas, serán de gran ayuda.

Según sostiene Paul Sankey, analista del Deutsche Bank, para el año 2030 Estados Unidos consumirá apenas 5,4 millones de barriles por día, lo mismo que en 1969. Incluso, aunque las predicciones no sean tan ambiciosas y como Aaron Brady, analista de CERA sostiene apenas caigan hasta 6.6 millones de barriles por día, la tendencia a la baja es el común denominador entre todas las predicciones.

XS
SM
MD
LG