Enlaces para accesibilidad

Y la ganadora es… ¡otra latina!


Miss Venezuela Gabriela Isler se convirtió en la nueva Miss Universo, en más reciente concurso realizado en Rusia.

Miss Venezuela Gabriela Isler se convirtió en la nueva Miss Universo, en más reciente concurso realizado en Rusia.

Las latinas mandan en los concursos de belleza. Africanas, asiáticas y europeas ni siquiera lograron colarse al grupo de cinco finalistas en el pasado concurso Miss Universo.

No pensé que el jurado de Miss Universo en Moscú caería bajo el hechizo del más reciente producto plástico de las fábricas de reinas de belleza venezolanas.
Invisible a los televidentes alrededor del mundo fue la controversia política sobre si permitir que Rusia fuera el país anfitrión del concurso. Este verano Rusia implementó una “ley de propaganda gay”, una legislación vaga diseñada para desplazar de la vida pública comportamientos abiertamente gay.

En agosto, el estadounidense Andy Cohen, uno de los anfitriones de Miss Universo el año pasado, anunció que no iría a Rusia. Le dijo a E! News que, como hombre abiertamente gay, no se sentiría seguro en Rusia.

Sustituyéndolo, Thomas Roberts, un reportero de NBC que también es abiertamente gay, viajó a Moscú con su nuevo esposo, Patrick D. Abner. Antes y después del programa, Roberts criticó duramente la ley.

Pero enfrente de las cámaras, a la hora del show, perdió su voz, limitándose entonces a exhibir su sonrisa blanca y brillante y a hacer comentarios insignificantes. Quizá fue intimidado por Donald Trump, que se sentó en la primera fila, mirando todo con cara de enfado. Trump, que es dueño del concurso Miss Universo, es famoso por gritarle a personas que apenas conoce: “¡Usted está despedido!”

La semana pasada, en una conferencia de prensa con las mises, no pude evitar ver a Miss Venezuela, María Gabriela Isler. Sus dientes muy blancos me hicieron desear tener lentes oscuros. Su mirada de princesa hacía ver a las otras mises como campesinas.

Un poco más temprano, en un club donde salimos a una noche de fiesta con las “mises”, noté que ella tenía una manera muy hábil de figurar en las cámaras.

Pero, en la mañana del domingo en Moscú, la corona de diamantes de Miss Universo aterrizó una vez más en la cabeza de una Miss Venezuela, la tercera vez en seis años.

El hecho de que la corona constantemente se deslizaba del cabello de María Gabriela podría indicar que el jurado cometió un error.

De las 86 concursantes provenientes de todo el mundo, el jurado escogió como finalistas a un grupo “diverso” de cinco latinas: Miss España, Miss Ecuador, Miss Venezuela, Miss Brasil y Miss… ¡Oh Dios, cinco latinas! No había una miss de África, de Europa o de Asia.
Y el concurso incluso comenzó con una nota sensible.

Para escoger las primeras 16, el jurado seleccionó bellezas de países pequeños –Costa Rica, Suiza, y Nicaragua. También seleccionó concursantes de países grandes –China, India, Brasil, Gran Bretaña, Estados Unidos, España e Indonesia. La estrategia era que millones de personas alrededor del mundo se quedaran pegados a sus televisores.

Pero lentamente, mientras nombraban a las 16, millones de rusos se dieron cuenta de que el jurado no iba a escoger a un BRIC, sino a un BIC –Brasil, India y China.

A pesar de los gritos que decían “Rossiya”, el jurado descalificó a Rusia en el primer corte. ¡Qué cachetada para el país anfitrión!

La encantadora Elmira Abdrazakova, Miss Rusia, fue dirigida a la parte de atrás del recinto, obligada a sonreír de oreja a oreja durante el resto de la noche.

Pero Miss Abdrazakova es más fuerte de lo que parece. Seis meses atrás, cuando fue electa Miss Rusia, cientos de personas racistas le enviaron mensajes de odio a través de las redes sociales, reclamando que una mujer con un padre Tatar fuese el rostro de Rusia ante el mundo. Ella cerró sus cuentas y continuó siendo Miss Rusia.

En una nota más ligera, luego pudimos disfrutar un acto del cantante Emin Agalarov.

Emin es el hijo de Aras Agalarov, el hombre de negocios ruso que es dueño de Ciudad Crocus, el lugar donde se llevó a cabo Miss Universo y el centro comercial más grande de Rusia. Emin está casado con Leila Aliyeva, la hija del presidente de Azerbaiyán.

Todo esto parecía un chiste dirigido a NBC, la cadena televisiva estadounidense con los derechos de transmisión. Titular: “Billonario oligarca ruso compra concurso Miss Universo para exponer al mundo a su hijo cantando karaoke”.
​En realidad, Emin sorprendió al público con su talento como cantante. Fue energético, pasional, y tiene una buena voz.

Fue un contraste refrescante a otro cantante, Steven Tyler, el ya muy viejo cantante de 65 años de la banda estadounidense Aerosmith. En su visita a Moscú, Tyler ha debido visitar el mausoleo de Lenin para aprender sobre algunas técnicas de embalsamiento.

Con Rusia fuera del concurso, los comentadores de la televisión estatal rusa dejaron de promover a su concursante y ahora, de verdad, comenzaron a comentar el concurso.

El humor vino de parte de Philipp Kirkorov, el cantante de pop ruso, que se pinta de negro sus pestañas y su barba para verse como una versión operática de Iván El Terrible. Se presume que Kirkorov es gay, pero sigue las reglas de Moscú: puedes actuar como quieras, pero simplemente no digas que eres gay.

Kirkorov le hizo una pregunta brillante a Miss Brasil, una pregunta sobre el futuro de la mujer en el trabajo.

Miss Brasil, Jakelyne Olveira, dio una respuesta inteligente.

Pero, con el ritmo rápido del show, sus respuestas se perdieron en la engorrosa traducción del portugués al inglés al ruso. Esa noche, millones de rusos se fueron a dormir sin aprender que la presidenta de Brasil es mujer.

Así que llegamos al final, había que escoger entre cinco finalistas, ¡todas latinas!
África estaba descalificada. Europa también. Asia también fue descalificada.

Durante los últimos ocho años, cinco Miss Universos han sido latinas. Seis, si se cuenta a Leila Lopes de Angola, donde se habla portugués.

Quizá es hora que los organizadores del Miss Universo reajusten el jurado, abran las ventanas y dejen que entre el resto del mundo.

Muestre comentarios

XS
SM
MD
LG