Enlaces para accesibilidad

Gadhafi: ¿sagaz, excéntrico o loco?

  • David Byrd

Según un experto, las actitudes de Gadhafi son muy similares a la de otros poderosos a lo largo de la historia.

Según un experto, las actitudes de Gadhafi son muy similares a la de otros poderosos a lo largo de la historia.

Según un experto, Gadhafi no se irá como otros dictadores y matará a cuanta gente pueda antes de abandonar el poder.

Mientras los ataques continúan en Libia, el coronel Moammar Gadhafi le ha echado la culpa del conflicto a Al-Qaeda, a la injerencia extranjera, e incluso al consumo de drogas. Llegó a negar que exista una crisis en su país.

En sus discursos más recientes ha dicho frases como:

“Los desafío a encontrar un manifestante pacífico que haya sido asesinado. En Estados Unidos, Francia, en todos lados, si una persona atraca una tienda militares e intenta robar armas será disparada”.

“Les dan pastillas en la noche, les ponen pastillas alucinógenas en sus bebidas, en su leche, en su café, en su Nescafé”.

“Estamos dispuestos a entregar armas a un millón, dos millones o tres millones, y otro Vietnam comenzará. No nos importa. Ya no nos importa nada”.

Sin olvidar que el martes 8 de marzo, Gadhafi se presentó por sorpresa en un hotel donde se hospedan periodistas extranjeros en Trípoli y casi no habló con la prensa.

Con el puño al aire en señal de victoria, se paseó por el lobby del Hotel Rixos e ignoró a la mayoría de los periodistas que lo esperaban ansiosamente.

¿Por qué el líder libio se comporta de esta manera? ¿Realmente cree que sus declaraciones son ciertas? ¿Es delirante o son astutas maneras de controlar su país?

Daniel Chirot, profesor de Estudios Internacionales en la Universidad de Washington es autor de “Los tiranos modernos: el poder y la prevalencia del mal en nuestra época”. Chirot dijo que las actitudes de Gadhafi son muy similares a la de otros poderosos a lo largo de la historia.

“Las personas que tienen mucho poder durante mucho tiempo, cuando fallan, a menudo le echan la culpa a su gente y dicen ‘bueno, my pueblo me ha fallado y por eso no merece vivir’”. Esa fue la actitud de Hitler”, señaló el experto.

¿Sagaz o en una burbuja?

Ali Ahmida, un profesor libio-estadounidense de ciencias políticas en la Universidad de Nueva Inglaterra, dice que el coronel Gadhafi ha sido muy astuto en la manipulación de ciertos símbolos en sus discursos, en su ropa y estilo de vida, como forma de retener su popularidad en el país.

Pero Ahmida dice que últimamente, el líder libio ha perdido el contacto con la realidad.

“Estoy muy preocupado por su capacidad (la de Gadhafi) para comprender lo que ha ocurrido en Libia y lo que ha sucedido en la región en los últimos meses”, asegura.

“Y los discursos que dio hasta el momento indican que está en estado de negación, casi delirante cuando se trata de comprender la gravedad de la situación y el hecho de que un gran número de libios realmente reclaman un cambio en su régimen”.

David Mack, ex embajador de EE.UU. en los Emiratos Árabes que trabajó en Libia cuando el coronel Gadhafi llegó al poder en 1969 dice que los que rodean a Gadhafi deben actuar como si quisieran evitar más derramamiento de sangre.

“Espero sinceramente, que las personas que están alrededor de Gadhafi tomen medidas para librarse de su liderazgo, porque no creo que sea nada bueno para sus intereses a largo plazo”, dice.

Delirante

Ali Ahmida dice que los discursos de Gadhafi y su mentalidad indican que él no tiene intenciones de dejar el poder como el presidente tunecino Ben Ali o Hosni Mubarak de Egipto.

“Incluso en sus últimos tres o cuatro discursos, él da indicios de que todavía piensa que es el líder, que es popular, y que tiene un amplio apoyo en Libia”, dice el profesor.

David Mach está de acuerdo y asegura que Gadhafi no es como los ex presidentes de Túnez y Egipto, o incluso como el ex dictador iraquí Saddam Hussein. Mack dice que Gadhafi tendrá que ser removido del poder, que no se irá voluntariamente.

“Incluso con Saddam Hussein se podía prever en qué lugares podía refugiarse”, dice Mack. “No estoy seguro de que eso sea cierto con Gadhafi. Realmente, no veo la posibilidad de que encuentre un lugar seguro fuera de Libia, así que no creo que él se vaya”.

Daniel Chirot dice que no cree que Gadhafi acepte vivir en el exilio. Dice que su mayor temor es que el líder libio gaste hasta “la última bala” en este conflicto.

“También creo –y eso queda claro en sus discursos y acciones- que quiere vengarse del pueblo libio por intentar derrocarlo”, dice Chirot.

“Así que matará a cuantos pueda y resistirá lo que pueda. Si a último momento se las arregla para subir a un avión y volar a otro lugar o si es asesinado no lo puedo adivinar. Pero sin duda él está dispuesto a matar a cuanta gente sea posible”.

Lea además:

El hombre al que hay que temer

XS
SM
MD
LG