Enlaces para accesibilidad

Foto de "la niña del napalm" cumple 40 años

  • Voz de América - Redacción

Vietnam photo.

Vietnam photo.

Kim Phuc está orgullosa de la foto que le hicieron y que ha ayudado al mundo a entender mejor la guerra. Pasó tres días "muerta", fue utilizada como elemento de propaganda y finalmente se refugió en Canada y en la fe crisitana.

Este viernes 8 de junio de 2012 se celebra el 40 aniversario de la foto de “la niña del napalm”. Esa fotografía captura solamente un instante, pero se ha convertido en todo un emblema por su poder para representar algo que las palabras solas no saben explicar: el horror de la guerra.

En esta foto de 1967, el fotógrafo Nick Ut junto a Kim Phuc.

En esta foto de 1967, el fotógrafo Nick Ut junto a Kim Phuc.

La “niña del napalm” tiene nombre y apellidos, se llama Kim Phuc, y vive hoy en Canadá como asilada política.

Cuando solo tenía 9 años, su pequeño pueblo, Trang Bang, cerca de Saigón (hoy Ho Chi Min) fue bombardeado por el ejército del Sur de Vietnam, para controlar el abastecimiento por carretera desde Camboya.

En unos instantes, Kim Phuc, y toda la población, se vieron envueltos en un combustible, parecido a la gasolina, pero pero cuya textura gelatinosa lo hace significativamente más resistente y duradero. Es el famoso napalm.

Según los mandos militares estadounidenses, que trabajaban con los mandos locales, y que aprobaron la operación, actuaron guiados por informes erróneos y creyendo que no había población civil.

Sea como fuere, la joven Phuc, se encontró envuelta en el fuego causado por este combustible, que alcanza hasta los 1.200Cº. Ese fuego carbonizó su ropa, y también quemó hasta el 65 % de su cuerpo, especialmente el brazo izquierdo y la espalda.

La niña, al igual que muchos otros de los que estaban allí, salió corriendo despavorida. “Muy caliente, muy caliente”, gritaba mientras corría, según ha relatado Nick Ut, fotógrafo vietnamita, entonces de Associated Press, que tomó la fotografía.

"Muerta" durante tres días.

Después de tomar la instantánea, Ut dejó su cámara, y se dispuso a ayudar a la niña, a la que montó en su auto y llevó al hospital. Al llegar, su estado era tan grave, y los medios tan pobres en un país devastado por años de guerra, que la dieron por un caso perdido y la mandaron a un tanatorio.

Entre aquellos que tuvieron aún menos suerte que ella, pasó tres días. Resistió viva hasta que su padre consiguió que la llevaran a un hospital, en el que un larguísimo y doloroso tratamiento le salvó la vida".

Es un milagro que sobreviviera”, contó la mujer esta semana en un encuentro en la iglesia baptista de Newport Beach en el sur de California, al que también acudió el fotógrafo que le salvó la vida, que hoy tiene 60 años y sigue en activo.

Refugiada en Canadá, y en la fe cristiana.

Phuc, fue utilizada por el régimen comunista de su país después de la guerra, para hacer propaganda, y eso le permitió viajar a Cuba, donde conoció a su marido y aprendió español. En 1992, volviendo a La Habana de su viaje de novios en Moscú, pidió refugio político en Canadá, que se lo concedió y se hay convertido en su país de residencia hasta hoy.

Kim Phuc está muy contenta de la foto que le hicieron aquel 8 de junio de 1972, de la que cree que es “un regalo muy poderoso que ha hecho mejor el mundo”. Es una imagen que según ella hace a la gente más consciente cuando habla de guerras.

Phuc ha pasado 17 veces por el quirófano, pero las cicatrices siguen siendo visibles en su piel. Sin embargo, las cicatrices que su experiencia le causó, llegaron mucho más profundo que a la piel. Ella consiguió curarlas y encontrar la paz “gracias a la fe cristiana que ahora predica con una sonrisa”, según ha contado.

Muestre comentarios

XS
SM
MD
LG