Enlaces para accesibilidad

Dedos que hablan para personas invidentes

  • Voz de América - Redacción

Un nuevo dispositivo permite, utilizando su dedo, que una persona con discapacidad visual pueda leer cualquier tipo de texto, a su propio ritmo y tiempo.

¿Recuerda cuando en algunas ocasiones no somos capaces de leer los ingredientes en una etiqueta de un producto nuevo, o hacer sentido a las complicadas instrucciones de un artículo que acabamos de comprar?

Estos son momentos que las personas no videntes dan por sentado.

No obstante, los científicos del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) han desarrollado un dispositivo que permitirá a las personas con discapacidad visual realizar las mismas actividades que los videntes.

Ellos lo llaman el FingerReader, o dedo lector, una herramienta para las personas que requieren ayuda para acceder a texto impreso.

Se porta en el dedo como un anillo, mientras cada línea es escaneada por el dispositivo.

“El FingerReader es un dispositivo auxiliar de lectura para personas con discapacidad visual”, dice Roy Shillkrot, diseñador del dispositivo.

El FingerReader incluso cuenta con un sistema que evita al usuario con discapacidad visual que su dedo se desvíe de la línea de texto.

“Hemos construido señales para el escáner que ayudan a la persona que está leyendo a mantenerse dentro de la línea de texto, y no apartarse de ella, con un movimiento recto y no en ángulo”, explica Shillkrot.

Este aparato es todavía un prototipo, pero muchas personas no videntes ya lo han utilizado en las pruebas realizadas dentro del laboratorio.

“Donde quiera que vamos hay instrucciones que informan acerca de los productos con los que estamos a punto de interactuar. Yo quiero ser capaz de interactuar con esos mismos productos, de forma independiente como lo hace un vidente”, dice Jerry Berrier, una persona con discapacidad visual que utilizó el FigerReader.

Los científicos de este laboratorio aseguran que este prototipo representa la posibilidad de mejorar la vida de millones de personas.

“Estamos muy interesados en dar un paso más allá. Nuestros resultados han sido muy alentadores, por lo que ahora estamos dispuestos a explorar una nueva fase fuera del laboratorio y convertirlo en un producto comercial”, asegura Pattie Maes, supervisora del equipo

Por lo que muy pronto será posible que muchas personas sean capaces de dejar que el dedo sea el que hable.

XS
SM
MD
LG