Enlaces para accesibilidad

Demandan a la FIFA por cabezazos en el fútbol


Cabezazos en el Mundial de Brasil: ahora señalan los peligros de este tipo de jugada.

Cabezazos en el Mundial de Brasil: ahora señalan los peligros de este tipo de jugada.

Un grupo de padres de familia están preocupados por la cantidad de cabezazos que puedan realizar los jóvenes de 17 o menos, durante los partidos de fútbol.

Un grupo de padres de familia estadounidenses formalizó una demanda colectiva que limitaría la cantidad de veces que los niños de 17 años o menos pueden cabecear la pelota en un juego de fútbol.

La demanda tambien comtempla permitir que los equipos de las ligas profesionales puedan hacer cambios temporales mientras un jugador es evaluado por una lesión en su cabeza, según un reporte.

La demanda, que se hace contra la FIFA en el Tribunal de Distrito de EE.UU. en California, acusa a la Federación Estadounidense de Fútbol, U.S. Soccer, a la Organización Estadounidense de Fútbol Juvenil, AYSO y a otras organizaciones juveniles de Estados Unidos, de ser negligentes cuando se trata de lesiones en la cabeza, según un reporte del diario The New York Times.

El texto de la demanda presentada dice que "existe una epidemia de conmociones cerebrales en todos los niveles del fútbol a nivel mundial, incluyendo los Estados Unidos, desde el fútbol juvenil hasta el profesional, desde los jugadores de élite hasta los niños que juegan por primera vez, desde mujeres a hombres, niños y niñas".

Miembros de la FIFA y de otras organizaciones deportivas se reunieron en Nueva York para participar en un "comité de ideas" fundado por un subsidio educativo de la NFL, la liga del fútbol americano estadounidense, en Nueva York.

Una apreciable cantidad de la comunidad de la ciencia y la medicina del fútbol americano, el rugby y el deporte ecuestre participaron en el evento para idear mejores maneras de identificar, manejar y tratar las conmociones cerebrales.

Un experto en conmociones cerebrales como Chris Nowinski dijo que los organizadores del Mundial en Brasil, no siguieron su propio protocolo para detectar conmociones cerebrales en instancias repetidas, y luego no aprovecharon el interés internacional en el torneo para enseñarle a los hinchas y a los jugadores jóvenes sobre los peligros de las lesiones en la cabeza.

Hubo varios jugadores que sufrieron evidentes conmociones cerebrales durante el mes que duró el torneo, pero permanecieron en la cancha, una práctica que doctores consensuan que los podría haber puesto en riesgo de sufrir daño cerebral severo.

El mediocampista alemán Christoph Kramer siguió jugando la final del Mundial tras chocar contra del defensor argentino Ezequiel Garay. Kramer luego debió salir de la cancha con ayuda de otros y dijo que no podía recordar demasiado sobre el choque, síntomas que normalmente se asocian con una conmoción cerebral.

XS
SM
MD
LG