Enlaces para accesibilidad

Fidel: Héroe y tirano a la vez


Fidel Castro ofreció su primer discurso en La Habana, luego de vencer las fuertas militares del dictador Fulgencio Batista, el 1 de enero de 1959.

Fidel Castro ofreció su primer discurso en La Habana, luego de vencer las fuertas militares del dictador Fulgencio Batista, el 1 de enero de 1959.

Fidel Castro Ruz nació el 13 de agosto de 1926, en una plantación azucarera, en el este de Cuba, hijo de un terrateniente inmigrante español y una sirvienta.

Talentoso estudiante, Fidel asistió a escuelas jesuitas y posteriormente se matriculó en la Universidad de La Habana, donde obtuvo un título en Derecho y se dedicó a la política.

Poderoso y carismático orador, Fidel Castro pronto surgió como uno de los líderes del creciente movimiento en contra de la dictadura de Fulgencio Batista.

Para fines de la década de 1950, Castro encabezaba una gran fuerza guerrillera, en las montañas de la Sierra Maestra, en el sudeste de Cuba. La victoria sobre las fuerzas de Batista por fin llegó en enero de 1959, sus victoriosos guerrilleros, muchos de ellos de barba y vistiendo trajes de fajina, marcharon en La Habana.

Su victoria y triunfante entrada en la capital cubana capturaron la atención del mundo. Pronto Fidel Castro dirigió al país hacia el comunismo – colectivizando la actividad agrícola y nacionalizando bancos e industrias, entre ellas más de $1.000 millones de dólares de propiedades estadounidenses.

Las libertades políticas fueron suspendidas y los críticos del gobierno, encarcelados. Frank Calzon, un activista cubano pro democracia, dice que muchos que alguna vez lo apoyaron se desilusionaron y huyeron de la isla.

“Él es un hombre que hizo muchas promesas al pueblo cubano. Los cubanos iban a tener libertad. Iban a tener un gobierno honesto. Iban a tener un retorno a la constitución. En su lugar, les dio un gobierno de tipo estalinista”, dijo Calzon.

Castro impulsó una estrecha alianza con la Unión Soviética, una política que enfrentó a Cuba con Estados Unidos. Washington impuso un embargo comercial a Cuba, en 1960, y rompió relaciones diplomáticas con la isla a comienzos de 1961.

En abril de ese año, Estados Unidos armó y dirigió una pobremente planeada invasión de exiliados cubanos, la cual fue fácilmente derrotada en Bahía de Cochinos. Un año más tarde, Cuba fue el centro de una confrontación entre Washington y Moscú, acerca del emplazamiento de misiles nucleares soviéticos en la isla. Apenas se pudo evitar una guerra nuclear.

Después de la crisis de los misiles, Castro fortaleció sus fuerzas armadas y envió sus efectivos alrededor del mundo a varios lugares problemáticos como Angola. También ayudó a los movimientos guerrilleros de izquierda en América Latina, en las décadas de 1960 y 1970, en un intento por diseminar el comunismo en el hemisferio.

El ex diplomático estadounidense y experto en Cuba Wayne Smith dijo que las acciones de Castro convirtieron a Cuba en un actor internacional.

“Yo pienso que será recordado como un líder que puso a Cuba en el mapa del mundo. Antes de Castro, Cuba era considerada una república bananera. No contaba para nada en el mundo de la política. Castro ciertamente cambió eso, y de pronto, Cuba estaba desempeñando un papel importante en el escenario mundial, en África, como aliado de la Unión Soviética, en Asia, y ciertamente en América Latina”, detalló Smith.

Al mismo tiempo, Castro estableció un sistema de salud y educación que elevó a Cuba entre las más importantes naciones del mundo en desarrollo, por sus altas tasas de alfabetización y baja mortalidad infantil.

Esos programas tuvieron éxito, en gran parte, debido al apoyo financiero de Moscú. Para cuando se registró la caída de la Unión Soviética, a comienzos de la década de 1990, Cuba había estado recibiendo hasta $6.000 millones de dólares por año, en subsidios soviéticos.

Estos logros en materia de bienestar social fueron paralelos al costo en materia de derechos humanos y democracia. Los disidentes fueron metidos a la cárcel y quienes protestaban a menudo fueron asaltados por turbas pro-gubernamentales.

“Fidel Castro mantuvo el poder mediante el miedo, mediante el uso de la policía secreta, mediante la manipulación de fuerzas políticas, como lo hizo Stalin o como lo hizo Hitler”, explicó Calzon.

La desaparición de los subsidios soviéticos, a comienzos de la década de 1990, hundió a Cuba en una profunda depresión y forzó al gobierno a poner en práctica limitadas reformas económicas, como la legalización del uso del dólar y la autorización de que funcionen pequeños negocios privados, como restaurantes.

Pero Castro resistió incluso estos pequeños pasos hacia el libre mercado y tomó drásticas medidas una vez terminada la crisis económica.

Castro entonces volvió la vista hacia Washington y culpó de los problemas económicos cubanos al embargo estadounidense y a menudo presidió masivas concentraciones anti-estadounidenses en La Habana, en condena de los Estados Unidos.

En sus últimos años, Castro cultivó una fuerte amistad y alianza con el presidente de Venezuela, Hugo Chávez. Juntos trabajaron para contrarrestar la influencia de Estados Unidos en Latino América, y lograron cierto éxito en movilizar el sentimiento anti-estadounidense en el hemisferio.

Otro especialista en Cuba, Thomas Paterson, de la Universidad de Connecticut, compara a Fidel Castro con el líder chino Mao Tse Tung, y cree que así será recordado.

“Yo creo que será recordado como Mao Tse Tung es recordado en China, como el que derrocó un sistema corrupto y dictatorial, el que plasmó la identidad de su nación, el que echó a los extranjeros. Al mismo tiempo, como es el caso de los críticos de Mao en la actualidad, habrá críticas a él como autoritario, represivo y como la persona que impuso increíbles sacrificios al pueblo cubano”, dijo Paterson.

El 31de julio de 2006, el gobernante cubano transfirió temporalmente los poderes presidenciales a su hermano, Raúl, debido a una gastroenteritis crónica, por la que tuvo que ser sometido a cirugía.

Luego de su intervención quirúrgica, Castro estuvo fuera de la vista pública por varios meses aunque poco a poco se fue reintegrando a la política. En poco tiempo comenzó escribiendo una columna editorial semanal en el periódico oficial Granma.

Durante esa misma época también fue visitado por varios mandatarios de la región, como el mismo Chávez de Venezuela, Inacio Lula Da Silva, de Brasil; Cristina Fernández, de Argentina; Rafael Correa de Ecuador, entre otras visitas.

Pero fue en julio de 2010, cuando regresó con un mejor estado de salud a la vida pública. Apareció en varias entrevistas televisadas y ofreció pequeños discursos. Aunque nunca reclamó el retorno al poder.

Castro finalmente murió el xxxx de xxxxx debido a xxxxx

XS
SM
MD
LG