Enlaces para accesibilidad

La evolución del libro

  • Irene Larraz
  • Federica Narancio

Aunque los e-books sólo representan el 10%, en lo que va de 2011 ya se han alcanzado los 1.500 títulos en Argentina.

Aunque los e-books sólo representan el 10%, en lo que va de 2011 ya se han alcanzado los 1.500 títulos en Argentina.

El mercado de los e-books ha encontrado su nicho en sectores jurídicos o técnicos en Argentina.

Dos chicas miran un papel con un código dibujado colocado en un pilar blanco. Lo observan desde todos los ángulos, como si nunca hubieran visto un papel.

En una pantalla, el código proyecta la imagen de un libro color café por el paso del tiempo. Lo miran asombradas.

La transformación continúa.

El libro se abre y pasan las hojas. En un segundo los cientos de páginas del libro se convierten en un e-reader que muestra ese mismo libro color café en la pantalla táctil.

Cambian los formatos pero no las historias.

Más allá de la libertad de imprenta y la libertad de expresión, la embajada de Estados Unidos ha querido mostrar otra cara de esta evolución del libro, como señala el lema de la 37º Feria del Libro de Buenos Aires, trayendo a los lectores el e-book o e-reader con el que aprender otra forma más cómoda de leer.

En el stand, la gente curiosea tocando los e-books, todavía un mercado incipiente en Argentina. Cómo se maneja, si se pueden tomar notas o si se puede resaltar o subrayar una frase que queremos resaltar son algunas de las cuestiones más frecuentes que plantean los visitantes.

En el fondo, donde se exponen los libros de papel y tinta, la embajada quiso mostrar desde el primer libro editado en EE.UU., ‘Almanack’ de 1733, hasta libros acerca de los libros digitales.

Si “el libro es un pájaro con más de cien alas para volar”, según dijo el escritor español Ramón Gómez de la Serna, el iPad o los e-books tienen miles de alas por las que navegar.

Expectativas de crecimiento

“En la medida en que el costo de los dispositivos de lectura sea tan alto, es difícil que haya una afluencia masiva de personas. El precio de un libro es igual al impreso, y con una cultura tan arraigada es difícil”, cuenta Diana Segovia, que encabeza la estrategia digital en la Cámara argentina del Libro.

Sin embargo, el mercado de los e-books ha encontrado su nicho en sectores jurídicos o técnicos en Argentina.

En 2010 se registraron 1.500 títulos digitales, y aunque no llega a ser el 10% de todos los libros registrados en el año, a estas alturas de 2011 ya se ha alcanzado esa cifra.

“La oferta d contenido aumenta y el interés por parte del sector de adaptarse y conocer más también”, explica Segovia, que reconoce que es una muestra de la “preocupación de los editores por adaptarse al cambio”.

XS
SM
MD
LG