Enlaces para accesibilidad

Japón: grave pero estable


Una imágen aérea de los reactores 1 a 4 (derecha a izquierda) de la planta de Fukushima Dai-ichi, la foto área fue tomada desde más de 30 kilómetros mar adentro.

Una imágen aérea de los reactores 1 a 4 (derecha a izquierda) de la planta de Fukushima Dai-ichi, la foto área fue tomada desde más de 30 kilómetros mar adentro.

Lecturas iniciales de radiación sugieren que el primer intento realizado tuvo poco efecto para enfriar los reactores.

La situación en el reactor nuclear de la planta Fukushima Dai-ichi todavía "es muy grave", pero se ha estabilizado y "no ha empeorado significativamente" en las últimas 24 horas, dijo este jueves 17 de marzo de 2011, Graham Andrew, del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA).

Al hablar durante una conferencia de prensa en Viena, la capital de Austria, tras la reunión del OIEA, Andrew reconoció que los niveles de radiación aumentaron "significativamente" en un radio de 30 kilómetros de la planta, pero en Tokio se mantenían muy por debajo de lo considerado peligroso para la vida humana.

Sin embargo, Andrew también dijo que existían posibilidades de que la situación "pudiera empeorar".

Mientras tanto, Estados Unidos y otros gobiernos han advertido a sus ciudadanos que permanezcan a por lo menos 80 kilómetros de la planta nuclear de Fukushima Dai-ichi.

El radio recomendado ahora es más grande que la zona de exclusión establecida por el gobierno japonés. A la vez, muchas embajadas en Tokio están evacuando a su personal.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, llamó por teléfono al primer ministro japonés, Naoto Kan, este mismo jueves 17 de marzo para expresar su admiración por el valor del pueblo japonés y reiterar su ofrecimiento de asistencia, incluyendo la crisis nuclear.

El tiempo se agota

Mientras tanto los militares japoneses recurren a medidas extremas, como el uso de mangueras de alta presión de los bomberos para arrojar agua sobre los reactores nucleares sobrecalentados, en un desesperado intento por enfriar las varillas de combustible nuclear, mientras admiten que el tiempo se acaba.

En la mañana de este jueves 17 de marzo de 2011, helicópteros japoneses arrojaron agua del mar sobre los reactores, pero debieron suspender el plan debido a peligrosa radiación para los pilotos de los helicópteros.

El ministro de Defensa japonés, Toshimi Kitazawa, dijo que el gobierno ha decidido que no puede postergar la misión por más tiempo. Pero imágenes de televisión mostraban que la mayor parte del agua era desviada de su objetivo por el viento y la acción fue suspendida después de cuatro intentos.

Pero los altos niveles de radiación en la planta, 240 kilómetros al norte de Tokio, hacen imposible que los trabajadores estén en la instalación por más de 40 minutos a la vez. Las lecturas iniciales de radiación sugieren que el primer intento realizado por un helicóptero tuvo poco efecto.

“Nos estamos concentrando en la situación en el estanque de enfriamiento del reactor número 4, pero aún no hemos llegado a una firma conclusión sobre esta situación” dijo Yukio Edano, el jefe de gabinente del gobierno de Japón

Faltan suministros

Casi una semana después del peor terremoto registrado en Japón y que generó un devastador tsunami, los funcionarios japoneses reportaron más problemas en proporcionar alimentos y agua a cientos de miles de personas que permanecen en refugios improvisados. Por su parte, la Cruz Roja lleva adelante un gigantesco operativo de ayuda.

Temperaturas congelantes y nieve agravaron el sufrimiento mientras se desvanecen las esperanzas de encontrar más gente con vida entre los escombros en las comunidades costeras destruidas por el tsunami del viernes 11 de marzo de 2011.

Miembros del equipo de rescate estadounidense que trabajan en una ciudad costera dijeron, este jueves, que no han encontrado nadie vivo.

El número de muertos aumenta a medida que los rescatistas se abren paso en otras comunidades que han estado aisladas desde el terremoto debido a los daños en carreteras, puertos y otras infraestructuras.

La Policía Nacional dijo que el número de muertos hasta este jueves al mediodía llegaba a 5.300 y más de 9.300 personas estaban desaparecidas.

La prensa japonesa dice que más de 20.000 personas estarían atrapadas y esperando ser rescatadas.

Funcionarios del Ministerio de Agricultura dijeron que no pueden llevar suministros a más de medio millón de personas en refugios en el noreste del país debido a la escasez de gasolina y los daños a la infraestructura.

XS
SM
MD
LG