Enlaces para accesibilidad

Alan Gross apoya visita de Obama a Cuba

  • Voz de América - Redacción

Gross dice que aunque la normalización de relaciones tomará un largo tiempo, es hora de romper con el pasado y trabajar en un cambio de perspectiva.

Gross dice que aunque la normalización de relaciones tomará un largo tiempo, es hora de romper con el pasado y trabajar en un cambio de perspectiva.

Alan Gross, el contratista estadounidense que estuvo preso en Cuba dijo que regresaría sin dudar y elogió la apertura del presidente Barack Obama hacia Cuba.

Alan Gross, el excontratista de USAID, la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, insistió el martes en el Club Nacional de Prensa en Washington que estaba en Cuba estableciendo una conexión de banda ancha para internet en tres comunidades cubanas, “y nada más”.

El 3 de diciembre de 2009, Gross fue arrestado en su hotel de La Habana. Catorce meses después fue declarado culpable de ser una amenaza a la integridad del estado y condenado a 15 años de prisión en una cárcel de máxima seguridad.

El excontratista fue liberado en diciembre de 2015 en un intercambio por espías cubanos que guardaban prisión en Estados Unidos. Gross rechazó afirmaciones de que se arriesgó porque el gobierno cubano le había advertido que estaba realizando una actividad encubierta.

“Cómo se puede realizar una actividad de espionaje cuando se hacen los arreglos de viaje a través del gobierno cubano, y se aloja en hoteles, se renta un carro o se come en restaurantes de propiedad del gobierno cubano?”, preguntó.

Gross dijo que durante su encarcelamiento no tenía televisión, diarios, libros, papel o lápiz, y ni siquiera hilo dental. Confinado a su celda las 24 horas del día, toda la semana, solo tuvo 20 minutos de luz solar al año.

El bajo valor nutritivo de la comida de la cárcel le hizo perder 70 libras y cinco dientes,pero la peor parte fue el aislamiento, dijo Gross.

Hoy en día, su esposa dice que silba mucho, y aparte del gozo de poder pasar tiempo con su familia y amigos, también camina de seis a nueve kilómetros diarios en línea recta. “Ya no tengo que caminar en círculos”, dice.

Con todo, Gross dice que volvería a Cuba sin pensarlo dos veces. Pronto cumplirá 67 años y dice que los cinco años en prisión fue un corto tiempo que no define su vida.

El excontratista de USAID elogió el liderazgo y el valor del presidente Barack Obama y dice que el mandatario está haciendo lo correcto al visitar Cuba la próxima semana.

“No le queda mucho tiempo en el cargo…Creo que Cuba será un legado para el presidente. Pienso que como es debido discutirá asuntos de derechos humanos y como mínimo los abusos de poder”.

Gross dice que aunque la normalización de relaciones tomará un largo tiempo, es hora de romper con el pasado y trabajar en un cambio de perspectiva. “Y si una jornada de mil millas comienza con un solo paso, tanto Estados Unidos como Cuba han dado más de un paso, opina Gross.

Su respuesta a los legisladores que han acusado al presidente Obama de legitimar a los hermanos Castro es: “Los hermanos Castro son totalmente irrelevantes para el futuro de Cuba”.

Alan Gross dice que los 11 millones 300 mil personas que residen en la Isla viven en una virtual prisión sin mucha oportunidad de crecimiento y progreso. Con su viaje, el presidente Obama no les llevará oportunidad, “les está trayendo esperanza de oportunidad” dijo Gross. “Él ha generado interés de la industria privada en Estados Unidos, que es la que al final va a invertir en Cuba”.

Cuba necesita inversión extranjera directa, pero no la habrá hasta que el embargo de largo tiempo sea levantado, señaló Gross, al tiempo que instó al Congreso a hacerlo.

XS
SM
MD
LG