Enlaces para accesibilidad

Votantes europeos rechazan austeridad

  • Voz de América - Redacción

El presidente electo de Francia, Francois Hollande saluda desde el balcón de su cuartel de campaña, en Paris.

El presidente electo de Francia, Francois Hollande saluda desde el balcón de su cuartel de campaña, en Paris.

Los triunfos de Francois Hollande en Francia y la oposición en Grecia siembran dudas sobre el compromiso de los políticos con los planes de austeridad europeos.

El euro caía con fuerza y de manera generalizada este lunes 7 de mayo de 2012, luego de que elecciones en Grecia y Francia sembraran dudas sobre el compromiso de los políticos con los planes de austeridad europeos que apuntan a frenar la crisis de deuda de la zona euro.

François Hollande, ganador de las elecciones presidenciales del domingo en Francia, había exclamado el domingo que “Europa nos mira. En el momento en que el resultado fue proclamado, estoy seguro de que en no pocos países europeos se sintió un alivio, una esperanza, la idea de que por fin la austeridad no puede ser una fatalidad”.

Elegido con 51,62% de los votos frente al presidente conservador Nicolas Sarkozy (48,38%), según los resultados definitivos anunciados el lunes por el ministerio del Interior, Hollande había previsto esa realidad.

Acompañando los resultados de Francia, los dos partidos griegos proeuropeos y favorables a la austeridad, la Nueva Democracia (ND, derecha) y el PASOK (socialista) lograron sólo 149 escaños de un total de 300 del Parlamento en las elecciones legislativas del domingo, según los datos publicados este lunes por el ministerio de Interior. Este resultado no les permite formar un gobierno de coalición solos.

"En Grecia, quizás es el peor resultado que podríamos haber tenido. Parece imposible encontrar un Gobierno que esté a favor de la austeridad", dijo Lutz Karpowitz, analista de monedas de Commerzbank de Alemania.

Alemania se niega a renegociar

La canciller alemana, Angela Merkel, dijo el lunes que recibirá al presidente electo de Francia, François Hollande, "con los brazos abiertos" y agregó que podrá trabajar estrechamente con el nuevo líder galo. Merkel también indicó que es importante que Grecia continúe con el programa de reforma acordado.

Pero sobre todo, la canciller alemana insistió en que el plan fiscal de la Unión Europea no está abierto a renegociación.

"En Alemania somos de la opinión, y yo también a nivel personal, de que el pacto fiscal no es negociable. Se ha negociado y se ha firmado por 25 países", declaró en una rueda de prensa.

"Estamos en medio de un debate en el que Francia, por supuesto, con su nuevo presidente, aportará su propio énfasis. Pero estamos hablando de dos caras de la misma moneda: el progreso sólo se consigue con unas finanzas sólidas más crecimiento", añadió.

Hollande ha criticado el constante énfasis de Alemania sobre la austeridad para luchar contra la crisis de la deuda soberana en Europa y ha pedido que se aborden políticas que impulsen el crecimiento económico.
XS
SM
MD
LG