Enlaces para accesibilidad

Europa replantea fronteras


Francia reclama que la ley establece que el primer país de entrada se ocupa de integrar a la población migrante.

Francia reclama que la ley establece que el primer país de entrada se ocupa de integrar a la población migrante.

La disputa entre Francia e Italia por el tránsito libre de inmigrantes procedentes del norte de África reabre el debate sobre el espacio Schengen.

Europa replantea los estatutos del Tratado de Schengen como consecuencia de la tensión generada entre Francia e Italia por la llegada de miles de inmigrantes del norte de África que buscan cruzar las fronteras hacia el norte de Europa beneficiándose del espacio sin fronteras que estipula el acuerdo.

La crisis nació días atrás, cuando el gobierno francés impidió que algunos trenes procedentes de Italia y cargados de inmigrantes tunecinos atravesaran las fronteras.

Tras la llegada de unos 20.000 tunecinos a las costas italianas desde enero y desde que Italia decidió conceder visados de seis meses a los inmigrantes, las naciones europeas se replantean la validez del espacio Schengen.

Esta legislación sobre inmigración revela los límites de un proyecto europeo de libre circulación de personas nacido en 1995.

Francia reclama que la ley establece que el primer país de entrada se ocupa de integrar a la población migrante, mientras que Roma acusa a sus vecinos de falta de solidaridad ante el inesperado problema.

Actualmente, Schengen permite restituir temporalmente los controles en las fronteras entre dos Estados de la zona en caso de "amenaza grave para el orden público o de la seguridad interior", un dispositivo que hasta ahora se utiliza para impedir los desplazamientos de 'hooligans' en partidos de fútbol o manifestantes violentos antes de la celebración de cumbres internacionales.

XS
SM
MD
LG