Enlaces para accesibilidad

Estrés por admisión universitaria

  • Rosanne Skirble

En una encuesta a universitarios de primer año, un 39% de las mujeres y un 18% de los hombres dijeron sentirse abrumados con la carga seglar.

En una encuesta a universitarios de primer año, un 39% de las mujeres y un 18% de los hombres dijeron sentirse abrumados con la carga seglar.

Jóvenes bachilleres estadounidenses dicen estar abrumados por la pesada carga de trabajo y preparación para la universidad.

La presión por la competencia que los estudiantes de secundaria en Estados Unidos están experimentando está perjudicando la vida de muchos que de otra forma sería prometedora.

En una encuesta nacional, realizada en 2010, casi un tercio de los estudiantes universitarios de primer año indicaron estar abrumados por la carga de trabajo y tareas durante su último año de secundaria.

Deborah Stipek, decana de la Escuela de Educación de la Universidad de Stanford, es una experta en motivar a los estudiantes a aprender, pero dice que los jóvenes están estresados y tienen sus motivos para ello.

“No están disfrutando de la increíble satisfacción de aprender y desarrollar el análisis y las capacidades. Aprender puede ser una aventura, pero en vez de tratarse de un viaje se ha convertido en un examen. Todo se reduce a la aplicación universitaria”, dice Stipek.

Un editorial de la revista Science, Stipek dice que la tendencia en muchas escuelas secundarias es enseñar para el examen.

“Creo que esto revela un problema básico”, dice la experta citando el caso de su hija. Cuando ella estaba tomando sus clases de francés no se trataba de aprender el idioma, ni de ser capaz de comunicarse con personas de otra cultura, de viajar o de cultivar una habilidad adicional para su vida. Todo estaba centrado en conseguir un puntaje alto en su examen, que le permitiera escoger a donde iría para sus estudios universitarios”.

Stipek dice que muchos profesores están empezando a re valorar sus políticas de tareas y cómo conectar mejor las universidades con los intereses individuales de cada estudiante.

“Una de las cosas que estamos haciendo con las escuelas es organizar encuestas con los estudiantes para descubrir cuáles son las fuentes de preocupación o ansiedad y trabajar con las directivas para encontrar soluciones para estos problemas. Esto ha funcionado muy bien, porque a veces vamos a colegios donde los principales creen que no hay ningún problema y terminan muy sorprendidos una vez se termina la encuesta”, explica Stipek.

Probablemente esto explica el éxito a nivel de comunidades locales de la película Compitiendo para llegar a ninguna parte, estrenada en 2009. En este documental se permite a los jóvenes, sus padres y los maestros expresar sus opiniones. Cerca de 600.000 personas en escuelas, colegios e iglesias de todo EE.UU. y otros países vieron esta película.

Una de las adolescentes que aparece en la producción declara que se siente completamente absorbida por sus tareas. “No puedo recordar cuándo fue la última vez que pude salir al jardín de la casa”, dice.

Stipek, quien también hace parte de los entrevistados, dice que “hay estudiantes que se sienten bajo mucha presión por tener un rendimiento perfecto, contrario a aprender”.

Además, la especialista añade, los maestros y padres de familia deben responder ayudando a los estudiantes a definir sus intereses, motivarlos y mejorar sus capacidades intelectuales, sin olvidar trabajar en formas de reducir el estrés.

XS
SM
MD
LG