Enlaces para accesibilidad

Estimulan gusto por la lectura

  • Nabil Valles Dena

Mediante adaptaciones teatrales un grupo de bibliotecarios intenta revivir el gusto por los libros.

Una nueva invasión en el diario vivir ha sacudido a la comunidad juarense, pues un grupo de bibliotecarios se armó de sus mejores textos narrativos para llevarlos a escena a través de un programa de teatro leído; mejor conocido como “teatril”, convirtiéndose en una clara incitación a que las familias de esta frontera caigan en el vicio de la lectura.

La organización que lleva por nombre Grupo de Teatro Esquilo, se ha encargado de sembrar en los niños y jóvenes el interés por el acercamiento a la literatura y la expresión dramática, todo esto en el marco de un proyecto denominado “Ver para leer”, que cuenta con el apoyo del Instituto Chihuahuense para la Cultura, el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, el programa “Alas y raíces”, las bibliotecas públicas y los gobiernos estatal y municipal.

Sin embargo, antes de contar con dicho soporte el proyecto era financiado por los mismos actores, quienes, dada su convicción de llevar a los espacios comunitarios una visión de arte incluyente, decidieron atender las necesidades de un sector de la sociedad que se encontraba anhelante de hallar un foro de participación en las manifestaciones artísticas.

Hasta el momento, este complot ha derivado en la puesta en escena de diversas obras basadas en la adaptación de cuentos o novelas breves escritas por autores de la localidad. Así es como la asociación de “teatrileros” lleva la creatividad, el color, la música y la alegría a todos los que se disponen a ver y escuchar.

Actualmente se les acusa de haber resucitado a Francisco Villa para dar vida a la historia revolucionaria en el corazón de una audiencia integrada principalmente por niños. La representación que conmemoraba la fiesta nacional del 20 de noviembre estuvo bajo la dirección de Guadalupe Fileto y reunió a amantes de los libros que se dieron cita en la biblioteca pública Arturo Tolentino.

Dicho atentado cultural registrado el día jueves 19 de noviembre a las cinco de la tarde, fue nombrado por sus autores ”Amor con sabor a villa” (adaptación dramática del cuento titulado “cuidado con los desaires”, de la autoría del escritor Juan Holguín Rodríguez) y de acuerdo a la trama de la historia los “Esquilos” lucieron por el amplio espacio de la biblioteca trajes típicos que lograron transportar a los espectadores a la época en que el héroe revolucionario Pancho Villa, organizaba Bailes de hacienda y daba lecciones a los jóvenes inexpertos sobre como conquistar a las muchachas del pueblo. La anécdota literaria estuvo amenizada por la participación de un conjunto de guitarristas que pusieron a bailar a todos en la velada al ritmo de la tradicional polka y los corridos mexicanos.

Tras su captura, los teatrileros afirmaron que estaban dispuestos a seguir incitando a todo el que se acercara a las bibliotecas públicas, a la dependencia de alucinantes tales como los cuentos y las novelas, al tiempo en que enfatizaron en el papel dignificante que la expresión cultural tiene en la vida de las personas y en la posibilidad de que el arte y los “crímenes” como este logren posicionarse en la creciente producción de la industria cultural juarense.

Relacionados

XS
SM
MD
LG