Enlaces para accesibilidad

Seúl: Solidaridad con embajador de EE.UU.

  • Voz de América - Redacción

Activistas conservadores surcoreanos con un retrato del embajador estadounidense en Seúl, Mark Lippert, izquierda, y Kim Ki-jong, sospechoso de perpetrar el ataque manfiestan a favor de la rápida recuperación del diplomático.

Activistas conservadores surcoreanos con un retrato del embajador estadounidense en Seúl, Mark Lippert, izquierda, y Kim Ki-jong, sospechoso de perpetrar el ataque manfiestan a favor de la rápida recuperación del diplomático.

La policía surcoreana acusará de intento de asesinato a Kim Ki-jong, sospechoso de atacar con un cuchillo al embajador de EE.UU. en Seúl.

Tras el ataque con un arma blanca al embajador estadounidense en Corea del Sur, la policía de Seúl investiga pasadas visitas del sospechoso a Corea del Norte y evalúa la seguridad en el evento donde fue atacado.

El ataque hace surgir la pregunta de cuán prevalente es el sentimiento anti estadounidense actualmente en Corea del Sur.

La policía surcoreana dijo, el viernes, que probablemente acuse de intento de asesianto a Kim Ki-jong, el sospechoso de llevar a cabo el ataque con un cuchillo al embajador estadounidense en Seúl, Mark Lippert.

Yoon Myeong-sung, jefe de Policía del distrito Jongno, donde ocurrió el ataque, dijo que también se está investigando si las frecuentes visitas del sospechoso a Corea del Norte son relevantes en este caso.

La policía incurisonó en su casa y en su oficina el viernes. Si encuentran evidencia de que él apoya el regimen de Kim Jong Un, puede ser acusado de violar la ley de seguridad del Estado. También enfrentará cargos de atacar a un enviado extranjero y de obstruir operaciones de negocios.

Kim dijo a la policía que actuó solo. Indicó que el ataque estuvo destinado a ser una protesta contra los ejercicios militares conjuntos de EE.UU. y Corea del Sur que se lleva cabo actualmente.

La agencia estatal de noticias norcoreana califió el ataque como castigo por los ejercicios militares entre EE.UU. y Corea del Sur que comenzaron este mes y que Pyongyang rutinariamente critica.

En la pasada década la opinión pública surcoreana de EE.UU. ha sido más favorabvle mientras el potencial de amenaza nuclear de Corea del Norte ha aumentado y la política exterior de China se ha vuelto más perentoria.

Una encuesta de opinión pública en 2014 realizada por el Asan Institute encontró que más del 90% de los encuestados dijeron que la alianza entre EE.UU. y Corea del Sur era necesaria.

XS
SM
MD
LG