Enlaces para accesibilidad

EE.UU. condena publicación de cables


La Casa Blanca dice que las conclusiones en los documentos filtrados no necesariamente eran las mismas que las del grupo de revisión sobre Guantánamo.

La Casa Blanca dice que las conclusiones en los documentos filtrados no necesariamente eran las mismas que las del grupo de revisión sobre Guantánamo.

El secretario de prensa de la Casa Blanca, lamentó que organizaciones noticiosas decidieran publicar documentos obtenidos ilegalmente.

La Casa Blanca condenó la filtración de cientos de documentos militares de Estados Unidos obtenidos por el sitio web WikiLeaks.

Los cables filtrados detallan informes secretos sobre más de 700 personas detenidas en la prisión militar de la Bahía de Guantánamo, Cuba.

Varios medios divulgaron los documentos incluyendo los diarios The New York Times, The Washington Post, The Daily Telegraph y la Radio Nacional Pública de Estados Unidos, NPR.

De acuerdo con el diario The New York Times, los documentos muestran que una tercera parte de los que salieron de Guantánamo fueron clasificados como de “alto riesgo” antes de que fuera liberados o entregados a otros gobiernos.

El secretario de prensa de la Casa Blanca, Jay Carney, reiteró lo que el gobierno del presidente Barack Obama ha dicho sobre previas filtraciones de WikiLeaks, indicando que es desafortunado que organizaciones noticiosas decidieran publicar documentos obtenidos ilegalmente.

Agregó que las conclusiones en los documentos filtrados no necesariamente eran las mismas que las hechas por el grupo de revisión sobre Guantánamo. “No deben asumir que las conclusiones de ese grupo de trabajo eran las mismas que las conclusiones en esos informes sobre los individuos detenidos. Pienso que es un punto importante a destacar porque un informe de evaluación de detenidos en 2006 puede o no reflejar la administración, los puntos de vista del gobierno sobre ese detenido en 2011”.

Una declaración conjunta de los departamentos de Defensa y de Estado dice que más recientes evaluaciones de detenidos hechas el Grupo de Revisión de la Bahía de Guantánamo en 2009 continúa siendo secretas.

La Casa Blanca condenó, el lunes, la filtración de cientos de documentos militares de Estados Unidos obtenidos por el sitio web WikiLeaks que detallan informes secretos sobre más de 700 personas detenidas en la prisión militar de la Bahía de Guantánamo, Cuba.

Varios medios divulgaron los documentos incluyendo los diarios The New York Times, The Washington Post y The Daily Telegraph y la Radio Nacional Pública de Estados Unidos, NPR.

De acuerdo con el New York Times, los documentos muestran que una tercera parte de los que salieron de Guantánamo fueron clasificados como de “alto riesgo” antes de que fuera liberados o entregados a otros gobiernos.

El lunes, el secretario de Prensa de la Casa Blanca, Jay Carney, reiteró lo que la administración Obama ha dicho sobre previas filtraciones de WikiLeaks indicando que es desafortunado que organizaciones noticiosas decidieran publicar documentos obtenidos ilegalmente. Agregó que las conclusiones en los documentos filtrados no necesariamente eran las mismas que las hechas por el grupo de revisión sobre Guantánamo.

CARNEY ACT.

“No deben asumir que las conclusiones de ese grupo de trabajo eran las mismas que las conclusiones en esos informes sobre los individuos detenidos. Pienso que es un punto importante a destacar porque un informe de evaluación de detenidos en 2006 puede o no reflejar la administración, los puntos de vista del gobierno sobre ese detenido en 2011”.

Una declaración conjunta de los departamentos de Defensa y de Estado dice que más recientes evaluaciones de detenidos hechas el Grupo de Revisión de la Bahía de Guantánamo en 2009 continúa siendo secretas.
XS
SM
MD
LG