Enlaces para accesibilidad

Clubes europeos abren escuelas en EE.UU.

  • Voz de América - Redacción

El menor Toby Rafique (izquieda) lleva el balón en la escuela del Barcelona en Florida, Estados Unidos.

El menor Toby Rafique (izquieda) lleva el balón en la escuela del Barcelona en Florida, Estados Unidos.

Barcelona, Arsenal y Liverpool son algunos de los equipos que han abierto academias en Estados Unidos para encontrar talento local y generar aficionados de por vida.

En busca del próximo Landon Donovan, y de paso generar seguidores en Estados Unidos.

Este es el objetivo de los numerosos clubes europeos que están abriendo escuelas de fútbol en Estados Unidos.

Equipos como Arsenal, Barcelona y Liverpool envían entrenadores desde hace tiempo a campamentos de verano en EE.UU., pero ahora algunos están abriendo academias para ubicar nuevos talentos y aumentar la cantidad de seguidores y oportunidades de negocio en el país.

A finales de este mes, Barcelona inaugurará su escuela llamada Escola Florida, su primera academia permanente en Fort Lauderdale, Florida.

Barcelona eligió el sur de Florida para abrir su primera academia en Estados Unidos y 12va en el mundo.

Más de 600 chicos y chicas acudieron a las pruebas en mayo, procediendo de lugares como Haití, Venezuela y Canadá, para ocupar uno de los 384 sitios disponibles.

Los ganadores pagarán $3.000 dólares anuales para entrar a la academia, lo que no cubre gastos de hospedaje, comida y educación.

Algunos padres dicen que se mudarán al sur de Florida si su hijo es elegido, ya que muchos de ellos ven estos campamentos como una oportunidad para que los niños muestren sus habilidades y sean reclutados para la academia La Masía, donde se forman los jugadores del Barsa.

Por ejemplo, Lionel Messi se fue de Argentina a España a los 13 años tras ser descubierto por un buscador de talento del Barcelona.

Marcel Bombonato, director de Kaptiva Sports, socio oficial del Barcelona en Estados Unidos, dice que uno de sus objetivos es detectar estos talentos.

Pero más allá de enseñarles a jugar fútbol, el club quiere convertir a los niños en aficionados del Barcelona.

Everton de Inglaterra ya tiene escuelas en operación en Connecticut.

La expansión a EE.UU. es parte de una mayor tendencia para consolidar las marcas de los clubes internacionales en Norteamérica.

La generación de una base internacional de aficionados se ha convertido en un parte importante para la operación de los clubes, que obtienen una buena porción de sus ingresos de transmisiones y marketing internacional.

“Si logras que los niños se hagan aficionados cuando son pequeños, se quedarán contigo por el resto de sus vidas”, dice Simon Chadwick, economista del deporte en la universidad inglesa de Coventry.

El club argentino Boca Juniors, conocido por ser uno de los mayores exportadores de jugadores a ligas europeas, abrió su academia en Long Island, Nueva York, en marzo.

El equipo recluta a 200 chicos y chicas entre los cuatro a 23 años.

Mariano Berenstein, director de Boca en EE.UU., dice que a diferencia de otros clubes, el suyo se preocupa en desarrollar al talento local y no sólo explotar la marca.

La audiencia del fútbol en Estados Unidos ha alcanzado nuevas marcas de popularidad, y en el Mundial de Brasil se establecieron récords de televidentes.

NBC pagará $250 millones de dólares para transmitir los partidos de la Liga Premier. Fox y Telemundo pagaron mil millones de dólares para transmitir los mundiales Rusia 2018 y Catar 2022.

Asimismo, una multitud de 109.318 abarrotó el estadio de la Universidad de Michigan el 2 de agosto para presenciar un partido amistoso entre el Manchester United y el Real Madrid.

La MLS tiene un promedio de 18.000 asistentes por partido, poco más del máximo de 2012.

XS
SM
MD
LG