Enlaces para accesibilidad

¿Es fiel al Islam el Estado islámico?

  • Voz de América - Redacción

Expertos debaten si el estado islámico es realmente islámico.

Expertos debaten si el estado islámico es realmente islámico.

Expertos debaten si el grupo extremista debe ser visto como una consecuencia de la fe que profesa.

La llamada furia iconoclasta, cuando protestantes realizaron violentos ataques a iglesias en los Países Bajos y otros países de Europa durante el siglo 16, rompió estatuas que consideraban idolatría.

¿Le suena familiar? Extremistas en Irak han estado destruyendo invaluables tesoros considerados no islámicos, lo que ha generado en muchas personas en todo el mundo la sensación de experimentar un túnel del tiempo.

"Esto no es 1015. Es el año 2015", dijo el senador Lindsey Graham la semana pasada en una audiencia del Senado sobre la matanza de cristianos y otras minorías por extremistas musulmanes.

"Mientras hablo, la gente está siendo crucificada, las personas están siendo quemadas vivas, están siendo decapitados", dijo.

La audiencia, titulada "Protección de la Libertad Religiosa en el extranjero", se centró en cómo Estados Unidos debe responder a los grupos extremistas islámicos.

Pero en Estados Unidos se debate si el grupo extremista Estado islámico debe ser visto como una consecuencia natural del Islam, o como una perversión de la fe.

"Creo que estamos cometiendo un error si decimos que esto no es parte de la teología islámica", dijo el activista y presentador de televisión cristiana Jay Sekulow, quien testificó ante el panel.

De hecho, el líder del Estado islámico, Abu Bakr al-Baghdadi, afirma ser el califa del restablecimiento de un imperio musulmán.

"Eso es lo que ellos llaman a sí mismos", dijo Sekulow a la Voz de América tras la audiencia. "Se hacen llamar califato. El califa Ibrahim cree que es el líder de todo el mundo del Islam. Por lo tanto, lo que queramos llamarlos, en un sentido, es irrelevante, porque eso es lo que son".

Sin embargo, el profesor de estudios islámicos John Esposito no está de acuerdo.

"Desde mi punto de vista, esto es el secuestro de la religión", dijo en una entrevista en la Universidad de Georgetown.

Esposito, que dirige el Centro Príncipe Alwaleed Bin Talal para el Entendimiento Musulmán-Cristiano de la Universidad de Georgetown, dijo que los extremistas han sacado de contexto al Corán para "matar a los infieles dondequiera que los encuentren".

"Cuando esa escritura fue pronunciada, no tenía nada que ver con cristianos y judíos", dijo. "Tenía que ver con mecanos paganos que estaban en ese momento persiguiendo a los musulmanes. Y Dios en el Corán les decía: Si te están luchando, tiene el derecho a defenderse".

Otros argumentan que los pasajes coránicos sobre la guerra están siendo utilizados para justificar la violencia por parte de grupos extremistas que se basan en enseñanzas generales.

"La realidad es que el Estado islámico es islámico. Muy islámico", escribió Graham Wood en la revista The Atlantic. "Sí, ha atraído a psicópatas y aventureros, atraídos en gran parte de las poblaciones descontentas del Medio Oriente y Europa; pero, la religión predicada por sus seguidores más fervientes se deriva de las interpretaciones coherentes e incluso eruditas del Islam".

Algunos comentaristas sostienen que los musulmanes deben rechazar las interpretaciones tradicionales de la escritura, de la misma manera que el líder protestante Martín Lutero desafió la autoridad de la Iglesia Católica Romana en el siglo 16.

En un artículo titulado "ISIS es la Reforma Islámica", en la revista Despachos en Religión, Ed Simon, de la Universidad de Lehig, recordó que los alborotos iconoclastas del siglo 16 fueron provocados por las propias interpretaciones de la prohibición de las imágenes en los Diez Mandamientos de los reformadores.

Para Esposito, los que piden una reforma islámica realmente están diciendo que el "genocidio debería tener lugar, porque pensamos de la Reforma como la Ilustración y nos olvidamos de la Guerra de los Cien Años”.

La historia de Europa sin duda tuvo conflictos sectarios, así como un enfriamiento del celo religioso después del derramamiento de sangre. Pero una cosa que va más allá de los límites del tiempo y de la fe es el uso de la religión para legitimar el poder político y la guerra, según Esposito.

XS
SM
MD
LG