Enlaces para accesibilidad

Escocia decide su futuro y el mundo se inquieta

  • Voz de América - Redacción

La más reciente encuesta realizada antes de que inicie la votación muestra cuatro puntos arriba a quienes no desean independizarse del Reino Unido.

La más reciente encuesta realizada antes de que inicie la votación muestra cuatro puntos arriba a quienes no desean independizarse del Reino Unido.

El mundo contiene la respiración con la esperanza de que Escocia vote "no" a la independencia de Gran Bretaña en el referéndum que se realiza hoy.

Los lugares de votación abrieron en toda Escocia de cara al histórico referendo que decidirá si el país se separa de Gran Bretaña y se convierte en una nación independiente.

Los votantes decidirán entre un 'Sí' o un 'No' en unas 2.600 centros de votación en todo el país.

Se espera que una gran cantidad de gente salga a votar, ya que el 95% de los constituyentes se han regristrado para votar.

Por razones de interés propio geopolíticas, las principales potencias, de Pekín a Washington y Moscú a Nueva Delhi, están en silencio rezando para que Reino Unido se mantenga unida y no cree un precedente contagioso de fragmentación del Estado en tiempos inestables.

Alemania ha dicho abiertamente que prefiere que Gran Bretaña permanezca unida mientras que otros países, especialmente España, Bélgica e Italia, esperan que el voto escocés no agrave sus propios problemas de cohesión nacional.

El gobierno regional catalán en Barcelona busca realizar su propio referéndum de independencia para este próximo 9 de noviembre, por lo que el gobierno del primer ministro español, Mariano Rajoy, mira con recelo la votación escocesa.

Rusia y China, a menudo en desacuerdo con Gran Bretaña en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, tienen fuertes motivos internos para desear que la independencia escocesa sea derrotada, ya que ambos están dispuestos a sofocar el separatismo en casa.

Aunque Beijing no ha tomado ninguna posición oficial, la edición internacional del “Diario oficial del pueblo” escribió esta semana: "Sin duda, esta es una situación de pérdida para ambas partes.”

Por su parte, los diplomáticos estadounidenses también temen que una ruptura del Reino Unido debilite ambas partes económicamente y lo que abre la posibilidad de una salida británica de la Unión Europea, lo que debilita la influencia de Washington en el interior del bloque.

Funcionarios de defensa estadounidenses también han transmitido las preocupaciones sobre las complicaciones prácticas de hacer frente a una Escocia independiente, que construye portaaviones de Gran Bretaña y cuenta con su única base de submarinos nucleares.

XS
SM
MD
LG