Enlaces para accesibilidad

Escándalos en los concursos de belleza


Escándalos en los concursos de belleza

Cuando el maquillaje, las pestañas y dientes falsos y los trajes brillantes parecen no ser suficientes, estas madres echan mano a otros recursos.

Los pechos postizos: En agosto de este año, una corte de Estados Unidos le prohibió a Lisa Jackson volver a inscribir a su hija Maddy, de seis años, en concursos de belleza.

¿La razón? La madre envió a la niña a un concurso de Toddlers and Tiaras con pechos postizos y el padre, de quien estaba divorciada, la demandó con el argumento de que la niña estaba siendo “explotada sexualmente”.

Otras niñas también han utilizado bustos falsos en estos concursos.

El disfraz de prostituta: En 2011, en Toddlers and Tiaras, Wendy Dickey vistió a su hija Paisley, de tres años, con una peluca rubia, un vestido blanco y celeste y largas botas de cuero: el mismo vestuario que Julia Roberts utilizó en Pretty Woman para interpretar a una prostituta.

El jurado reía, pero a otros de los presentes no les pareció adecuado el personaje.

“Nunca, nunca le haría eso a mi niña”, dijo una de las madres, cuya hija llevaba un vestido infantil y un peinado alto. Los críticos entonces alegaron que Dickey estaba dando lugar a una “sexualización excesiva” de su hija Paisley.

La niña fumando: Uno de los más recientes escándalos, a fines de agosto de 2012, tuvo como protagonista a una niña de cuatro años, que apareció fumando un cigarrillo en el escenario en Toddlers and Tiaras. Su madre aseguró que era falso, pero aun así el jurado se mostró molesto.
XS
SM
MD
LG