Enlaces para accesibilidad

Chapecoense: un equipo modesto que ganaba respeto

  • Voz de América - Redacción

Ananias, del Chapecoense, celebra un gol durante el partido contra San Lorenzo en la Copa Sudamericana en Buenos Aires.

Ananias, del Chapecoense, celebra un gol durante el partido contra San Lorenzo en la Copa Sudamericana en Buenos Aires.

El equipo tiene su sede en Chapeco, una ciudad de unos 200.000 habitantes a unos 1.300 kilómetros al sur de Rio de Janeiro.

El Chapecoense, el equipo brasileño que viajaba a bordo de un avión que se estrelló el lunes en Colombia era una escuadra humilde, sin grandes figuras, que no aportaba jugadores a la selección de Brasil, pero que había ganado el respeto de los aficionados.

La temporada 2016 había sido la mejor en la historia del equipo fundado en 1973. El pasado domingo, cayó en la cancha del Palmeiras por 1-0, un resultado que le valió el título de liga a los locales.

El equipo tiene su sede en Chapeco, una ciudad de unos 200.000 habitantes conocida por su industria cárnica y que está a unos 1.300 kilómetros al sur de Rio de Janeiro.

Su estadio es tan pequeño que el partido de vuelta de la final de la Copa Sudamericana había sido trasladado al Couto Pereira, un estadio con 40.000 asientos en Curitiba, una ciudad a 480 kilómetros al norte de Chapeco.

El club subió a la primera división brasileña en 2014 y ocupa la novena posición en la liga a falta de una jornada para que finalice la temporada. En su camino a la final de la Sudamericana, el Chape eliminó a equipos de renombre como los argentinos San Lorenzo e Independiente.

El equipo volaba a Medellín para medirse al Atlético Nacional en el partido de ida de la final el miércoles.

Sus delanteros Bruno Rangel y Kempes, ambos de 34 años, estaban entre los máximos goleadores de la liga brasileña, con 10 y nueve tantos, respectivamente.

Uno de los jugadores de mayor nivel de la plantilla era el centrocampista Cleber Santana, de 35 años, que jugó en el Atlético de Madrid entre 2007 y 2010. Otro de los líderes del equipo era el defensa Helio Hermito Zampier Neto, Net.

Entre los pasajeros del vuelo estaba Mario Sergio Pontes de Paiva, un exfutbolista que trabajaba como comentarista para la televisora Fox Sports.

Tras la noticia del siniestro, la Confederación Brasileña de Fútbol suspendió la final de la Copa de Brasil entre el Gremio y el Atlético Mineiro, prevista para el miércoles. Todavía no se ha fijado la nueva fecha.

Muestre comentarios

XS
SM
MD
LG