Enlaces para accesibilidad

Bocelli: "Mi fama es un placentero accidente"


Andrea Bocellli cuenta a la Voz de América que de no haber sido cantante hubiese ejercido como abogado.

Andrea Bocellli cuenta a la Voz de América que de no haber sido cantante hubiese ejercido como abogado.

El tenor italiano inicia una nueva gira por Estados Unidos y comparte con la Voz de América sus experiencias musicales en Sudamérica y la pasión con la que se entrega a su público.

La inconfundible voz de Andrea Bocelli, que ha dado la vuelta al mundo, inicia una nueva gira por Estados Unidos en la ciudad de Las Vegas y llegará a Washington el próximo 12 de diciembre al Verizon Center para entregarse como solo él lo sabe hacer: con todo el alma en el escenario.

Durante su gira Bocelli presentará su última producción “Passione” (Pasión), que reúne una selección de temas mediterráneos de lujo y realiza duetos, gracias a la tecnología con cantantes de la talla de Jennifer López, Nelly Furtado y Edith Piaf.

Con más de 70 millones de copias vendidas y considerada una de las voces más reconocidas en la música, el cantante y compositor Andrea Bocelli afirma a la Voz de América que nunca imaginó que sería considerado un ícono dentro de la música y que “su vida parece un cuento de hadas” en donde debemos seguir nuestros sueños con "honestidad, humildad y disciplina".

Voz de América: ¿Alguna vez pensó Andrea Bocelli que sería considerado un ícono musical?

Andrea Bocelli: Nunca lo pensé. Mi pasión por el canto me llevó a intentar, por un largo tiempo para hacerme notar en el mundo del espectáculo, pero mis esfuerzos no dieron resultados. Posteriormente, mi inesperado éxito ha ido más allá de mis expectativas, más allá de los sueños más brillantes.

Debo agradecer a mi Señor, Dios por el extraordinario destino que me ha dado. A veces pienso que mi vida parece un cuento de hadas: una historia que empieza diciéndole a un niño del campo, quien agobiado con sus dificultades y esperanzas estaba soñando en entregar su voz a todos aquellos quienes buscan en la música un momento de paz y regocijo.

Hoy en día, después de muchos años, puedo decir que esta historia tiene un final feliz porque el sueño que aparentemente parecía imposible se convirtió en realidad.

El mensaje de esperanza expresado a través de mi vida podría resumirse diciendo que no existen sueños imposibles, lo más importante es creer en ellos, perseguirlos como nuestro proyecto de vida con honestidad, humildad y disciplina.

Voz de América: ¿Qué siente Andrea Bocelli cuando canta en Latinoamérica?

Andrea Bocelli: Esto puede sonar a cliché, pero corresponde exactamente a la verdad. Cuando canto en Latinoamérica me siento como en casa.

Pese a que estoy muy orgulloso de ser italiano, y de considerarme una persona afortunada por haber nacido y criado en el país donde nació la ópera, nunca siento ningún tipo de incomodidad cuando aterrizo en Sudamérica. Podría resumir diciendo que estoy en el extranjero, lejos de mis raíces, además de divididos por el Océano.

Pero me siento como parientes cercanos. Las personas reconocen en mis canciones una parte de ellos, siento una fuerte asonancia musical algo que raras veces he sentido en otros lugares del mundo.

He sentido un verdadero amor que me amarra a su tierra. Un solo y recíproco amor para una enorme, apasionada y generosa comunidad, la cual es el resultado de una mezcla de etnicidades.

Voz de América: ¿De su última gira por Sudamérica qué memorias guarda en el corazón de cada uno de los países que ha visitado?

Andrea Bocelli: Existen por supuesto algunas variables relacionadas con usos y costumbres de los diferentes países que he visitado durante mi última gira, pero dejando las formas de lado llevo conmigo, después de mi reciente experiencia en Sudamérica, una gran sensación de amistad y hermandad.

Estuve realmente impresionado por la alegría del público que conocí antes, durante y después de cada concierto.

Recuerdo demostraciones de afecto casi a diario, frente a los cuales es imposible permanecer indiferente. Además de tener la buena suerte de siempre ser bienvenido en los escenarios y teatros por todo el mundo, debo decir que los sudamericanos conforman una audiencia realmente especial.

Aquí también durante la última gira siempre he tratado de conocer gente, si es posible fuera de los escenarios, a los muchos fanáticos que me esperan antes y después de los espectáculos.

Siempre me mueve el deseo de agradecer personalmente y dar la mano a todos aquellos que me han escuchado y me han aplaudido con tanta calidez.

Cada parada ha sido una celebración y en estos casos la única manera que tengo para retribuirlos por su amabilidad es darles lo mejor en el escenario tratando de ofrecer a mi audiencia un momento de alegría teniendo el honor de ser parte de la banda sonora de sus vidas.

Voz de América: ¿Si no hubiese sido cantante a qué se hubiese dedicado Andrea Bocelli?

Andrea Bocelli: Después de muchas experiencias en la que me han cerrado la puerta en la cara, como lo he dicho muchas veces, considero mi carrera y mi fama mundial como “un accidente en el camino”, un “placentero accidente”.

De hecho he estado preparado para realizar otro trabajo. Yo he estudiado leyes y estoy seguro que hubiese podido trabajar y ganarme la vida como abogado.

Si el destino me tiene en reserva ese trabajo podría ser algo bueno. Existen miles de formas de ser una persona valiosa sin ser famoso. Eso es algo de lo que nunca me cansaré de repetirle a mis hijos. Quién sabe si hubiese podido ser un buen abogado, seguramente hubiese sido un profesional muy consciente.

Yo hubiese amado mi trabajo. La abogacía no es deprimente porque en ella descansan las reglas de nuestra coexistencia. Pero también como abogado hubiese seguido cantando por placer.

La fe me dio el privilegio de hacer de mi gran pasión mi propia profesión porque la música es algo que está adentro de mis genes, es una necesidad como amar.
XS
SM
MD
LG