Enlaces para accesibilidad

A una semana de las legislativas

  • Jim Malone - Washington, DC

El movimiento Tea Party ha dado impulso a la oposición republicana en las campañas por el Congreso y el Senado.

El movimiento Tea Party ha dado impulso a la oposición republicana en las campañas por el Congreso y el Senado.

De acuerdo con la opinión de las encuestas y los analistas políticos, los republicanos continúan teniendo la ventaja en los días finales de la campaña para las elecciones legislativas de medio término de 2010 en Estados Unidos.

Para la mayoría de los estadounidenses la economía es el tema principal a la hora de decidir su voto y la percepción del público sobre el estado de la economía, está haciendo las cosas más difíciles para los demócratas y ayudando a los republicanos.

Entre quienes están haciendo campaña como candidato por el Partido Republicano, se encuentra el representante de Ohio, John Boehner, quien probablemente será el nuevo presidente del Congreso, en caso de que la oposición republicana gane el control de la Cámara Baja.

“Si están cansados del alto nivel de desempleo, si están cansado de estatizaciones y rescates financieros, entonces, es de eso que se trata estas elecciones”, dice Bohener.

Lea además: Apuesta por un Congreso fuerte

Los republicanos están entusiasmados con la ventaja a su favor en la intención de voto que muestran las encuestas, por más que al final de la campaña los demócratas parecen estar despertando de la actitud letárgica en la que se encontraban.

Buena parte del impulso con el que ha contado la oposición republicana, está relacionado con el movimiento Tea Party, una amplia coalición de grupos de tendencia conservadora y libertaria de todo el país que demanda una reducción de los gastos e impuestos y una reducción del gobierno central.

Uno de los asistentes a un evento del Tea Party, en Massachusetts decía que “estamos fastidiados. No preciso pedirle a la gente que una al Tea Party. Solamente me basta decir que pertenezco al Tea Party, ¿qué puedo hacer?”.

Bancas en disputa

Los republicanos necesitan ganar 39 bancas para obtener el control del Congreso y 10 plazas en el Senado para recuperar la Cámara Alta.

Lea además: Las elecciones en Estados Unidos

Richard Wolffe es analista político de la cadena de televisión MSNBC e invitado en los programas de noticias de voanoticias.com, sostiene que “es una campaña muy cerrada, más allá de lo que los pronósticos digan. Cuando miramos a las encuestas y vamos estado por estado, distrito por distrito, en las elecciones más importantes las diferencias entre los candidatos están todas dentro del margen de error”.

Los demócratas tienen claro que les irá mal si la elección es vista como un referendo sobre el partido en el poder, debido a la debilidad de la economía.

Por eso, cuando el presidente Barack Obama hace campaña por los candidatos demócratas en todo el país, prefiere presentar a la elección como la opción de volver al pasado o seguir adelante.

"Toda la estrategia de campaña que tienen es de amnesia. Y lo que necesitamos recordar es que esta elección es la elegir entre las políticas que nos condujeron a una situación tan complicada, o las políticas que nos están liderando a salir del desastre", sostiene el mandatario.

De todas formas, la situación general favorece a la oposición republicana y en tal sentido, Karlyn Bowman, monitora de opinión pública del Instituto American Enterprise de Washington explica que “todas las encuestas demuestran que la opinión pública está insatisfecha con el presidente, con el Congreso, con los partidos y con la forma en que están las cosas en el país la actualidad”.

Pero esta insatisfacción general es la que según Bowman, permitirá a los republicanos tener un mejor resultado, más allá de que muchos votantes tienen de la oposición una impresión tan pobre como la del propio oficialismo demócrata.

La misma visión comparte Nathan Gonzáles, editor de política de Rothenberg Political Report, una publicación apartidaria de Washington, quien sostiene que “los demócratas entiende que los votantes están preocupados y que probablemente voten su contra. Por eso están tratando de colocar esta elección como una opción entre ambos partidos, porque si bien los demócratas no son populares, tampoco los republicanos los son”.

Por eso, a una semana de las elecciones, y cuando muchas bancas en el Congreso y en el Senado están siendo intensamente disputadas, a pesar de las encuestas y tendencias, los especialistas se reservan su opinión sobre el resultado final.

XS
SM
MD
LG