Enlaces para accesibilidad

Mitt Romney alista su baraja para vicepresidente

  • Voz de América - Redacción

La campaña del virtual candidato republicano ha estado salpicada por varios escándalos, por lo que la selección debe ser minuciosa.

La campaña del virtual candidato republicano ha estado salpicada por varios escándalos, por lo que la selección debe ser minuciosa.

Entre las cartas más opcionadas como fórmula de campaña están el senador de origen cubano Marco Rubio, la senadora Kelly Ayotte y el experimentado legislador Rob Portman.

A escasos tres meses de que se realice la Convención Nacional Republicana, en la que se espera que Mitt Romney sea proclamado como candidato de ese partido a la presidencia, la campaña del exgobernador de Massachusetts ya estaría buscándole una fórmula que lo acompañe en la contienda electoral.

La campaña del republicano no ha hecho un anuncio formal al respecto, pero reportes de la agencia de noticias AP señalan que aunque los detalles sobre el proceso de selección son de conocimiento limitado, la selección ya estaría en marcha.

Romney había confirmado el pasado mes que Beth Myers, una de sus asesoras más experimentadas, está a cargo del proceso de “selección, investigación y análisis” de posibles fórmulas para acompañarlo en su carrera por la Casa Blanca.

La selección del candidato a vicepresidente es un asunto de especial cuidado si se tiene en cuenta que las encuestas no favorecen del todo a Romney al compararse con Obama y que grupos sociales como los hispanos, los afroestadounidenses y ahora la comunidad homosexual se han volcado en apoyar al presidente estadounidense.

Posibles cartas

Sin embargo, es de conocimiento público que algunos políticos republicanos se encuentran en la baraja y aunque ninguno de ellos lo acepta públicamente, varios han hecho fuertes pronunciamientos que resaltan su fidelidad al partido y dan muestra de la posición que tomarían si fueran seleccionados.

El gran favorito es, sin duda, el senador por el estado de Florida, Marco Rubio, quien, aunque en reiteradas ocasiones ha afirmado que no está interesado en ser nominado, es una fuerte representación de las mayorías hispanas, de la población creyente y conservadora y posee un gran carisma con las juventudes, además de ser uno de los 100 personajes más influyentes según la revista Time.

En las opciones latinas también está el gobernador de Nevada, Brian Sandoval, quien ha sonado entre las opciones por su apoyo a las políticas migratorias de Romney y, aunque parezca inverosímil, la exgobernadora de Nuevo México, Susana Martínez, quien fuera demócrata y cambió de partido en 1995 también está entre las posibilidades debido a que recoge gran parte del voto hispano y la mayoría femenina. No obstante, también afirma no estar interesada y ha criticado la iniciativa de la “autodeportación”.

Entre los candidatos sobresalientes por sus pronunciamientos, se encuentran el gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, quien recientemente dijo que Obama es "la persona menos preparada para asumir la presidencia"; el gobernador de Luisiana, Bobby Jindal, que calificó a Obama como "el presidente más incompetente desde Jimmy Carter" y el representante por Wisconsin, Paul Ryan, que señaló al mandatario de llevar al país “aun más en la dirección equivocada".

Por su experiencia política y gentileza, el senador por Ohio, Rob Portman, ha logrado que su nombre sea uno de los más opcionados, pues además de ser congresista ya se desempeñó como director de presupuesto en el gobierno de George W. Bush. Algunos republicanos aseveran, inclusive, que está preparado para ser presidente.

La lista de candidatos la completan el gobernador de Virginia, Bob McDonnell y la senadora Kelly Ayotte, quien declaró su apoyo a Romney en noviembre, es la republicana más influyente en New Hampshire y tiene gran experiencia en el área fiscal.

Sin embargo, ninguno de ellos será aprobado hasta que no pasen por un minucioso proceso de investigación sobre sus antecedentes políticos, culturales, escolares, psicológicos e incluso conyugales que puedan afectar la candidatura republicana con un escándalo.
XS
SM
MD
LG