Enlaces para accesibilidad

Facebook

Peligro de hipertermia para perros

  • Voz de América - Redacción

Según el hospital veterinario, South Paws, el 90% de perros que sufren de hipertermia mueren en los meses del verano.

Según el hospital veterinario, South Paws, el 90% de perros que sufren de hipertermia mueren en los meses del verano.

Durante los calurosos meses del verano es muy común que los perros sufran de hipertermia si los dueños no toman las precauciones adecuadas.

Olivia Moreno nunca pensó que su perro moriría por el calor.

Por casi 15 años Moreno ha sido mi vecina y desde que le he conozco, ha sido una amante de los perros.

Ella siempre cuidaba de su labrador Toby, pero no sabía que el calor del día podía ser mortal para los perros.

Lamentablemente durante un día muy caluroso en julio de 2004, cuando Moreno caminaba junto a Toby en un parque, el canino empezó a jadear excesivamente. Moreno creyó que era algo normal y no hizo nada para ayudar a su fiel amigo. Toby murió tres horas después víctima de hipertermia. Fue la primera vez que Moreno escuchó de tal condición.


Durante el verano, especialmente en lugares lejos de la costa o el mar, donde la temperatura puede subir más de 38º Celsius (100° Fahrenheit), además de los factores de humedad con los rayos solares, hay muchas probabilidades de que los perros sufran hipertermia.


Los dueños de las mascotas no se percatan de que los perros simplemente no pueden adaptarse rápidamente al calor. Por eso, muchos dueños de estos animales obligan a caminar o correr a los perros con la intención de mantenerlos en buena salud, sin darse cuenta de que posiblemente están sometiendo al animal a un peligro muy serio.


Para poder investigar más sobre este tema y comprender las consecuencias del calor extremo en los caninos, fui al hospital veterinario South Paws en el estado de Virginia y hablé con Amelia Clarkcon, una asistente veterinaria. Clark se especializa en la salud de animales domésticos con quienes trabaja desde hace varios años.


Según Clark, la “hipertermia ocurre cuando la temperatura corporal sube a un nivel anormal o peligroso debido a una temperatura de calor o frio excesivo”.


Explicó también que la hipertermia ocurre más frecuentemente en los perros durante los meses de verano debido al pelaje excesivo que atrapa el calor corporal sin poder oxigenar y ventilar la piel en función del calor ambiental.

South Paws recibe un promedio de dos caninos por día con síntomas de hipertermia.

Le pregunté a la doctora Clark cómo los dueños pueden percatarse y determinar los síntomas de hipertermia, a lo que respondió que “estos son muy aparentes y hay señales vitales que los pueden demostrar: primero, el perro tiene una temperatura rectal de 106 grados; en segundo lugar, el perro está jadeando anormalmente; tercero, demuestra encías muy rojas; cuarto, no puede moverse fácilmente cuando está acostando, y por último, muestra una saliva muy espesa”.

Si el perro padece algunas de estas características, los dueños necesitan obtener ayuda médica immediata del veterinario más cercano y reaccionar a la emergencia. Mientras tanto, para aliviar los síntomas, el dueño necesita alejar al perro del sol y el calor, y usar toallas frías y húmedas para enfriar al perro gradualmente.


Sin embargo, Clark advierte que es importante no poner hielo o agua excesivamente fria, ya que el cambio extremo del calor al frio puede exponer los vasos sanguíneos a un estado de shock y prevenir la función normal de estos órganos vitales.

Sara Araujo, de 56 años de edad y quien vive en Maryland, asegura que intenta mantener a Buddy, su perro labrador de siete años, fuera de peligro en todo momento.


"Durante los meses de junio, julio y agosto, soy muy cuidadosa con mi perro. Para mí es muy importante que los animales domésticos se ejerciten durante el día, sin embargo, yo solamente camino a Buddy muy temprano en la mañana como a las 7, y cuando atardece. Horas en las que el sol no está tan fuerte y el perro no está en riesgo. Además, yo siempre llevo agua para Buddy cada vez que caminamos”, dijo Araujo, a la Voz de América.

Además de las medidas que toma Araujo para prevenir que su mascota enferme, Clark recomienda tener encuenta otras precauciones como nunca salir con los perros si la temperatura está por encima de los 90 grados, tampoco dejar al perro en un automóvil con calor, ni aún con las ventanas abiertas, y siempre tener agua fresca durante las caminatas para hidratar y refrescar frecuentemente al animal.

Aun tomando todas estas cautelas, es imprescindible percatarse del calor y la humedad extrema controlando la temperatura ambiental antes de decidir a qué tipo de ejercicio someter al animal para evitar que corran peligros innecesarios.

Victoria Clark escribió esta historia.

XS
SM
MD
LG