Enlaces para accesibilidad

La alegría puede romper el corazón

  • Voz de América - Redacción

Un 95% de los pacientes pertenecientes al grupo "corazón roto" o "corazón feliz", eran mujeres con una media de edad de 65 y 71 años.

Un 95% de los pacientes pertenecientes al grupo "corazón roto" o "corazón feliz", eran mujeres con una media de edad de 65 y 71 años.

El síndrome se produce tras un choque emocional y afecta sobre todo a las mujeres después de la menopausia.

Los acontecimientos felices pueden provocarle una enfermedad cardíaca conocida como el síndrome del 'corazón partido', causada por un choque emocional intenso, como una ruptura amorosa o la muerte de un ser querido, dicen investigadores.

En un estudio publicado en el diario de la Sociedad Europea de Cardiología, "The European Heart Journal", se analizaron datos de 485 pacientes de varios países diagnosticados con el síndrome del 'corazón roto' (una cardiomiopatía de estrés) también denominada 'Takotsubo'.

El síndrome se produce tras un choque emocional y afecta sobre todo a las mujeres después de la menopausia. En algunos casos del estudio la enfermedad se produjo tras un acontecimiento alegre o feliz, por lo que los científicos bautizaron a esta variante del corazón partido como el síndrome del 'corazón feliz'.

Los 485 casos de origen emocional fueron seleccionados entre 1.750 casos del síndrome Takotsubo (TTS) que puede resultar mortal.

Para los demás pacientes, el acontecimiento desencadenante fue físico o físico y emocional combinado, o no identificado. "Hemos demostrado que los desencadenantes de TTS pueden ser más variados de lo que se pensaba (...). La enfermedad también puede estar precedida de emociones positivas", comentó Jelena Ghadri del hospital universitario de Zúrich (Suiza) coautora del estudio.

Según el estudio, en 20 (4%) pacientes, el síndrome fue desencadenado por un acontecimiento feliz: fiesta de cumpleaños, casamiento de un hijo, victoria del equipo favorito de fútbol o nacimiento de un nieto.

Pero la gran mayoría, 465 casos (96%) ocurrió tras un acontecimiento triste o estresante como la muerte de la pareja, de un hijo o un pariente, un accidente o conflictos personales.

XS
SM
MD
LG