Enlaces para accesibilidad

UNASUR destaca liberación de Correa


El presidente de Ecuador, Rafael Correa, es retirado por los soldados en una silla de ruedas, tras romper el cerco policial.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, es retirado por los soldados en una silla de ruedas, tras romper el cerco policial.

Los presidentes de las naciones sudamericanas reunidos en Argentina, recibieron como una muy buena noticia la liberación y la vuelta al poder del presidente de Ecuador tras la rebelión policial que lo mantuvo aislado en un hospital por más de diez horas.

A la vez, Perú y Colombia reabrieron sus fronteras con Ecuador, tras haberlas cerrado por motivos de seguridad.

Los mandatarios también anunciaron que enviarán inmediatamente a Quito a sus cancilleres para manifestar su solidaridad con la democracia en el país andino. De la reunión en Buenos Aires participaron los presidentes de Argentina, Chile, Colombia, Bolivia, Perú, Uruguay y Venezuela, además de altos funcionarios de Brasil, Guyana y Paraguay.

Por su parte, el secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, viajó a Quito para expresar personalmente su apoyo y solidaridad al presidente ecuatoriano, Rafael Correa, e informarlo sobre la determinación del organismo de exigir a los sectores de la fuerza pública sublevados ayer el cumplimiento de los principios y normas contenidas en la Carta Democrática Interamericana.

Renuncia comandante de policía

Como resultado de la rebelión, el comandante de la policía de Ecuador, Freddy Martínez, anunció su renuncia tras la sublevación que consideró un "irrespeto" al presidente y atribuyó a posibles infiltraciones en la fuerza.

El presidente Correa fue liberado por tropas del ejército del asedio de los policías sublevados, tras lo cual regresó al palacio presidencial de Carondelet, desde donde habló a la población reafirmando su intención de no ceder ante la masiva protesta de las fuerzas policiales y ratificó que su política de gestión seguirá fundamentándose a través del diálogo.

“Bajo presión nada, por el diálogo todo”, dijo Correa, citado por la página oficial de internet de la presidencia de Ecuador.

El mandatario ecuatoriano también agradeció el apoyo de la comunidad internacional, en particular a los países miembros de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) cuyos presidentes se reunieron de emergencia en Buenos Aires para respaldar la institucionalidad democrática en Ecuador.

El presidente ecuatoriano involucró al ex presidente Lucio Gutiérrrez en la rebelión y dijo que "aquí no habrá perdón ni olvido. Todas las personas que sean identificadas recibirán su castigo".

Las protestas en Ecuador se iniciaron por la mañana del jueves 30 de septiembre de 2010, cuando efectivos de tropa de la policía ecuatoriana tomaron los cuarteles del Regimiento Quito, en reclamo por bonificaciones.

La protesta de la policía buscaba detener un plan de austeridad del gobierno que le quitaba beneficios económicos y que según los analistas se salió de control, aunque el mandatario aseguró que fue sólo una excusa para dar un golpe de Estado.

Correa abandonó el hospital en una silla de ruedas y con una máscara antigas al cabo de un intenso tiroteo entre las fuerzas de seguridad, que fue televisado en vivo y mantuvo en vilo al país y a la región.

La Cruz Roja informó que los enfrentamientos entre la policía a partidarios del gobierno, dejaron como saldo dos policías muertos y 88 personas heridas, en su mayoría civiles.

XS
SM
MD
LG