Enlaces para accesibilidad

Virginia ejecuta a salvadoreño Alfredo Prieto

  • Voz de América - Redacción

Centro Correcional de Greensville, en el sur del estado de Virginia, donde Alfredo Prieto fue ejecutado el jueves por la noche.

Centro Correcional de Greensville, en el sur del estado de Virginia, donde Alfredo Prieto fue ejecutado el jueves por la noche.

Prieto vivió sus últimos momentos de manera desafiante, sin arrepentirse de ninguno de los nueve asesinatos –cuatro en Virginia y cinco en California—que se le atribuye.

El salvadoreño Alfredo R. Prieto fue ejecutado el jueves por la noche, luego de perder todas las batallas por obtener clemencia de último momento del gobernador del estado de Virginia, de un juez federal y de la Corte Suprema de Justicia.

Prieto vivió sus últimos momentos de manera desafiante, sin arrepentirse de ninguno de los nueve asesinatos –cuatro en Virginia y cinco en California—que se le atribuye.

“Me gustaría agradecer a mis abogados, a todos los que me apoyaron y a todos los miembros de mi familia”, dijo en sus últimas palabras que concluyeron de manera impaciente con un “acabemos ya con esto”.

Y para él todo acabo a las 9:17 p.m. cuando fue declarado muerto en centro Correcional de Greensville, luego de haber recibido las tres controversiales drogas contra las que lucharon sus abogados.

“Esta noche, la mancomunidad [de Virginia] ejecutó a un hombre sin saber si padecía de incapacidad intelectual o no, usando drogas que van más allá de las aprobadas a esta fecha”, se quejó el abogado Robert Lee del Virginia Capital Representation Center.

Horas antes, el juez federal de Alexandria, Henry E. Hudson estableció que la defensa de Prieto no probó que el reo iba a sufrir un castigo cruel e inusual con el uso de las drogas preparadas para ejecutarlo.

El director espiritual de Prieto, el padre Richard Mooney, quien estuvo dentro de la cámara de ejecución, dijo que el salvadoreño “estuvo muy en paz” en sus últimos momentos de vida.

En una declaración preparada, la hermana de Rachel Raver, la mujer violada y asesinada por Prieto, escribió: “Hoy termina un largo y penoso calvario para mi familia que nos ha martirizado durante más de 26 años. Hablo en nombre de mi hermana, Rachael Angelica, quien después de todo, tendrá la última palabra”.

“Prieto aterrorizó a Rachael y a su compañero [Warren H. Fulton] durante sus últimos momentos en esta tierra. Sus crímenes egoístas y llenos de odio en contra de Rachael y de otros dejan un rastro de inimaginable destrucción y dolor que durará toda una vida. Hasta este día, Prieto no ha mostrado ningún arrepentimiento o remordimiento por ser un asesino en serie, porque Prieto es un sicópata que continuará haciendo daño a otros por el resto de su vida”, dijo Raver.

XS
SM
MD
LG