Enlaces para accesibilidad

Desmantelan lucrativa red de hackers en EE.UU.

  • Voz de América - Redacción

Además de robar números de tarjetas de crédito la red clonó tarjetas ATM y sustrajo dinero de cajeros automáticos.

Además de robar números de tarjetas de crédito la red clonó tarjetas ATM y sustrajo dinero de cajeros automáticos.

Los piratas informáticos están acusados de vender los números de más de 160 millones de tarjetas de crédito y ocasionar pérdidas valoradas en cientos de millones de dólares.

Cuatro rusos y un ucraniano han sido acusados por las autoridades en EE.UU. de complotarse para cometer fraude en lo que se considera el más voluminoso robo de datos personales financieros en la historia del país.

El fiscal federal de Nueva Jersey Paul Fishman dijo que los cinco acusados establecieron una red de piratería informática a nivel mundial que sustrajo los números de más de 160 millones de tarjetas de crédito, clonó tarjetas ATM y ocasionó pérdidas de cientos de millones de dólares, entre 2005 y 2012.

Según documentos judiciales, los cinco hombres operaron una “lucrativa organización de hackers” que penetró las redes de computadoras de varias de las mayores compañías procesadoras de pagos, tiendas minoristas e instituciones financieras del mundo.

Entre las perjudicadas figuran más de una docena de grandes firmas e instituciones internacionales y de EE.UU., incluidas JC Penney, Wet Seal, 7-Eleven, JetBlue, Nasdaq y el Dow Jones, de las que los hackers sustrajeron datos personales y contraseñas.

Fiscales en Nueva York han acusado por separado a dos de los cinco piratas informáticos de ser parte de otra red para robar datos de 800 mil cuentas de banco.

Los cinco hombres fueron identificados como los rusos Vladimir Drinkman (de 32 años); Aleksandr Kalinin (26); Roman Kotov (32), y Dmitri Smilianets (29),así como el ucraniano Mikhail Rytikov (26). Las autoridades dijeron que todos conspiraron con el hacker de Miami Albert Gonzalez, quien cumple 20 años de prisión por igual delito.

Los piratas implantaron malware en los servidores de varias firmas y una vez que sustraían la información vendían cada número de tarjeta de crédito estadounidense en $10 dólares, las europeas en $50 y las canadienses en $15.
XS
SM
MD
LG