Enlaces para accesibilidad

Bill Clinton: hay que votar por la prosperidad

  • Voz de América - Redacción

Bill Clinton habló con la fuerza de un expresidente con el que simpatizan las dos terceras partes de los estadounidenses.

Bill Clinton habló con la fuerza de un expresidente con el que simpatizan las dos terceras partes de los estadounidenses.

El expresidente Bill Clinton dijo que si los estadounidenses quieren vivir en una sociedad donde el que gana lo toma todo, entonces deben votar por los republicanos.

El expresidente Bill Clinton subió este miércoles al podio de la Convención Nacional Demócrata en Charlotte, Carolina del Norte, con una única y clara misión: utilizar toda la simpatía que aún conserva entre los estadounidenses para conseguir que Barack Obama se quede otros cuatro años en la Casa Blanca.

La plataforma demócrata

El documento se compromete a que de resultar reelecto Obama el Partido seguirá “impulsando una forma de gobernar más transparente y responsable" en los países de América Latina.

En su acápite de política exterior y defensa, el documento aboga por impulsar específicamente "una mayor libertad en Cuba y Venezuela hasta que todos sus ciudadanos disfruten de los derechos universales que merecen".

En el caso de Cuba la plataforma destaca la política adoptada por el presidente Obama de limitar las restricciones para que los cubano-estadounidenses puedan viajar y enviar remesas a la isla, lo que—enfatiza— "reduce la dependencia" del pueblo respecto al gobierno.

En cuanto a la inmigración, los demócratas se comprometen a promulgar una reforma migratoria que refleje “nuestros valores como una nación tanto de leyes como de inmigrantes", que exija a los indocumentados “"ajustarse a la ley, aprender inglés y pagar impuestos", y defiende además el Dream Act que regulizaría el estatus de miles de jóvenes que fueron traídos ilegalmente de niños al país.

Respecto a la lucha contra el narcotráfico, los demócratas señalan la creciente cooperación que las autoridades estadounidenses han logrado con México, Colombia y los países de América Central, y se comprometen a "continuar ejerciendo presión sin precedentes a las finanzas de los carteles, incluyendo las existentes en Estados Unidos.

En materia de comercio, el documento dice que un segundo mandato de Obama significaría la búsqueda de oportunidades para expandir el comercio en América Latina.

La plataforma también respalda el matrimonio de parejas de mismo sexo, apoya de manera “fuerte e inequívoca” el derecho de la mujer al aborto, y en el campo de la salud defiende la reforma aprobada en 2010 que busca establecer un seguro médico obligatorio a fin de garantizar una atención "accesible" a todos y "de calidad".

En el campo de la economía aboga por extender los recortes de impuestos a la clase media, por medidas que fortalezcan la recuperación económica creando empleos, y por reformar el código tributario.
“Obama heredó una economía profundamente dañada…y comenzó a andar el largo camino de la recuperación”, dijo Clinton refutando la critica que suelen hacer los republicanos al presidente demócrata de no haber hecho lo suficiente ante la crisis financiera a la que se vio arrastrado el país.

El presidente puso pie en tierra, señaló, y “echó los cimientos para una economía más moderna, mejor balanceada que producirá millones de nuevos y buenos empleos, vibrantes negocios, y enorme cantidad de prosperidad para los innovadores”.

Clinton desvirtuó de manera simple el sentido de la pregunta que hacen una y otra vez los estrategas de campaña republicanos de si los estadounidenses están realmente ahora mejor que hace cuatro años.

La pregunta más importante es –dijo—"en qué clase de país quieren ustedes vivir. Si quieren una sociedad la que cada cual esté por su cuenta, en la que el que gana lo toma todo, deben votar por la boleta republicana".

Pero si lo que quieren es “un país de prosperidad y responsabilidad compartida –precisó--, una sociedad en la que todos estemos juntos, deben votar por Barack Obama y Joe Biden”.

Ningún presidente es capaz de enmendar todos los daños económicos que heredó en sólo cuatro años, subrayó. En adición hizo una enérgica y pormenorizada defensa de la reforma de salud impulsada por Obama.

Desde que dio inicio el martes la Convención en el Time Warner Cable Arena, una buena parte de la atención pública en torno al evento estuvo enfocada en lo que dirían Michelle Obama y también el cuadragésimo segundo presidente de EE.UU. por una razón muy simple: las dos terceras partes de los estadounidenses conservan de Bill Clinton una opinión favorable.

Tanto para Clinton como el resto de los oradores que han hablado hasta ahora y los que lo harán mañana jueves, la tarea mayor ha sido tratar de demostrar que si cuando Obama llegó a la Casa Blanca los demócratas tenían 56 senadores y ahora tienen 51, y en la Cámara de Representantes ocupaban 257 escaños y hoy sólo 190, en vez de un revés político ese retroceso hay que verlo como la causa de que los proyectos del presidente no han podido avanzar todo lo que se esperaba.

Antes de Clinton decenas de oradores hablaron a los delegados durante la jornada del miércoles, entre ellos, la congresista y ex presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi; el alcalde de Los Ángeles y presidente del Comité de la Convención, Antonio Villaraigosa; la senadora Barbara Mikulski, el congresista por Illinois Luis Gutiérrez, y la conocida presentadora hispana de televisión Cristina Saralegui.

El martes, la joven estrella hispana de los demócratas y alcalde de San Antonio, Julián Castro, de sólo 37 años, pronunció el discurso inaugural de la Convención, en una clara señal de que los demócratas valoran altamente el respaldo de la comunidad hispana y en igual medida de los jóvenes.

Entre otros prominentes demócratas también hablaron el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, y el ex jefe de gabinete de Obama y actual alcalde de Chicago, Rahm Emanuel.

La primera dama, Michelle Obama, hizo una enérgica defensa de su esposo y los delegados aprobaron además la Plataforma Política del Partido, documento que traza el rumbo de los próximos cuatro años de obtener los demócratas un segundo mandato presidencial en noviembre.
XS
SM
MD
LG