Enlaces para accesibilidad

Incierto el futuro de la regla Buffett

  • Voz de América - Redacción

El presidente Obama cree que los más ricos deben aportar más al fisco, pero los republicanos se oponen.

El presidente Obama cree que los más ricos deben aportar más al fisco, pero los republicanos se oponen.

El plan del presidente Barack Obama para hacer que los multimillonarios paguen impuestos más altos se ha convertido en tema de discordia electoral.

Aunque son minoría en el Senado, los legisladores republicanos se las arreglaron para bloquear que fuera llevada a votación la denominada regla Buffet, una iniciativa del presidente Barack Obama para elevar los impuestos que pagan los millonarios en EE.UU.

La Casa Blanca alega que se trata de un acto de simple justicia social, pero convertido en tema de discordia partidista en un año de elecciones, los republicanos lograron impedir que los demócratas consiguieran los 60 votos que necesitaban en el Senado para proceder con el proyecto de legislación.

Tomando el nombre del acaudalado Warren Buffet, quien apoya que los más ricos aporten más al fisco, la ley busca imponer una tasa impositiva del 30 por ciento a los estadounidenses con ingresos anuales millonarios.

Actualmente, muchos estadounidenses adinerados pagan un porcentaje de impuestos menor que el que abonan las familias de clase media, y según la Casa Blanca un total de “22.000 hogares que percibieron más de un millón de dólares en 2009 aportaron menos del 15 por ciento en impuestos sobre los ingresos”.

Los detractores de la ley la acusan de querer una "redistribución" de la riqueza, término que en EE.UU. les eriza los pelos a muchos que automáticamente lo identifican con políticas socialistas, aunque Obama ha insistido en que la regla Buffett sólo busca incentivar el crecimiento económico y que los ricos paguen impuestos equitativamente como la clase media.

En una clara demostración de que el tema tributario será a lo largo de todo el año un asunto de gran controversia, la Casa Blanca anunció el martes que el presidente Obama vetaría una propuesta impositiva de la Cámara de Representantes, con mayoría republicana, y que según los demócratas favorecería a los más ricos.

El proyecto concedería una deducción tributaria de 20 por ciento durante un año a los ingresos de los propietarios de empresas con menos de 500 empleados. De acuerdo con los republicanos, la regla Buffett a quien más perjudicaría sería a los dueños de estos “pequeños negocios”.

Los demócratas sostienen en su contra que este proyecto de legislación a quienes más beneficiaría sería a los abogados y consultores ya muy adinerados.

Un comunicado difundido por la Casa Blanca dijo que análisis llevados a cabo de manera no partidista, o sea, de forma independiente, confirmaron que el 49 por ciento de los beneficiarios de la ley serían contribuyentes que ganan al año más de un millón de dólares.
XS
SM
MD
LG