Enlaces para accesibilidad

Premian a una defensora de las niñas trabajadoras del hogar


Josefa Condori recibe el premio "Free the Slaves" de la fundación Frederick Douglass en la OEA. El reconocimiento se lo entregó el director ejecutivo de Free the Slaves, Maurice Middleberg [Foto: Cortesía Global Fund for Children].

Josefa Condori recibe el premio "Free the Slaves" de la fundación Frederick Douglass en la OEA. El reconocimiento se lo entregó el director ejecutivo de Free the Slaves, Maurice Middleberg [Foto: Cortesía Global Fund for Children].

Josefa Condori Quispe de origen peruano llegó a la capital de EE.UU. para recibir el premio “Free the Slaves” que entrega anualmente la fundación Frederick Douglass y participar de un foro en la OEA.

A la edad de nueve años abandonó su comunidad en el departamento de Puno, Perú subida en un camión rumbo a la capital, Lima con la única esperanza de alcanzar una vida mejor.

Pero su sueño pronto se convirtió en pesadilla cuando enfrentó la dura realidad: la soledad, el tugurizado ambiente en un barrio marginal y el maltrato del que fue víctima cuando empezó a trabajar como empleada del hogar.

“Mi entusiasmo poco a poco se fue apagando porque sentía que estaba en un lugar a donde no pertenecía, me sentía sola lejos del afecto de mi mamá. A eso se sumaban las burlas y humillaciones que pasaba por ser quechua hablante.

Los niños me insultaban y se reían porque no hablaba bien castellano”, recuerda Josefa Condori Quispe, una mujer que pasó de ser víctima a una luchadora por los derechos de las niñas trabajadoras del hogar en su natal Perú.
La activista Josefa Condori Quispe habla con la Voz de América.

La activista Josefa Condori Quispe habla con la Voz de América.


Actualmente Josefa dirige el centro Yanapanakusun, en la ciudad del Cusco donde gracias a fundaciones como Global Fund for Children e instituciones privadas sirven a niñas trabajadoras y jóvenes en situación de riesgo.

Yanapanakusun, que significa “Ayudémonos” se fundó en 2001 y no solo ofrece servicios de salud, educativos, programas para fortalecer la autoestima sino también brinda albergue a un promedio de 30 niñas y jóvenes andinas que no tienen dónde vivir.

“Gracias a organizaciones como Global Fund for Children hemos podido ayudar a más de 600 niñas trabajadoras del hogar y queremos seguir ayudando a la niñez en general y combatir el trabajo infantil. Actualmente vivimos una esclavitud moderna cuando una niña queda aislada de su familia, atrapada en una casa en silencio, sin derechos siendo víctima de esclavitud disimulada o invisible”, declaró a la Voz de América, Josefa Condori Quispe.

Global Fund for Children destina un fondo a Yanapanakusun desde 2006.

Debido a su labor esta activista llegó a la capital de EE.UU. para recibir el premio “Free the Slaves” que otorga la organización Frederick Douglass a personas que han sobrevivido a la esclavitud y ahora hacen uso de su libertad para ayudar a otros.

“Estoy muy emocionada de que reconozcan mi trabajo y seguiré trabajando para que otras niñas no pasen lo que yo pasé. Mi mayor sueño es que de acá a un tiempo no muy lejano no existan niños trabajadores a quienes le roben su infancia.

Tenemos que sensibilizar más a la sociedad del mundo para acabar con este gran problema social”, expresó Josefa Condori en entrevista a la Voz de América.

Muestre comentarios

XS
SM
MD
LG