Enlaces para accesibilidad

Obama repudia represión en Libia


El presidente Barack Obama junto a la secretaria de Estado, Hillary Clinton, en la Casa Blanca.

El presidente Barack Obama junto a la secretaria de Estado, Hillary Clinton, en la Casa Blanca.

El presidente de EE.UU. declaró que el baño de sangre en ese país es inaceptable y anunció que Washington prepara medidas.

El presidente de EE.UU., Barack Obama, calificó de “escandaloso” e “inaceptable” el baño de sangre con que el gobierno reprime en Libia las manifestaciones populares, y dijo que Washington no se quedará cruzado de brazos.

En su primera declaración pública sobre la situación en Libia, Obama anunció que había ordenado a su equipo de seguridad nacional preparar una gama de acciones con vista a dar respuesta a la crisis creada en ese país.

Luego de varios días de protestas ferozmente reprimidas por el gobernante de Libia, Moammar Gadhafi, Obama señaló que las amenazas y las órdenes de disparar contra los manifestantes “violan las normas internacionales y todos los estándares de la decencia común (…) la violencia debe terminar", dijo.

Puntualizó además que enviará a la secretaria de Estado, Hillary Clinton, a Ginebra para una reunión del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas y para coordinar acciones con los cancilleres de países aliados y con la comunidad internacional.

"Es imperativo que las naciones y los pueblos del mundo hablen con una sola voz", señaló el presidente, quien también precisó que los autores del baño de sangre en Libia deben ser “responsabilizados” por lo ocurrido.

Previamente, el portavoz del Departamento de Estado, Philip Crowley, había dicho que Washington estudiaba la posibilidad de imponer sanciones a Libia en respuesta a la brutal represión desatada por Gadhafi contra los opositores y la población.

Crowley dijo que entre las opciones bajo consideración estaba el congelamiento de activos libios, incluidos los del propio Gadhafi.

Según datos oficiales, 300 personas habrían muerto desde el inicio de las revueltas, pero la Federación Internacional de Derechos Humanos informó que al menos 640 personas han perdido la vida.

El gobierno de EE.UU. estima que hay miles de estadounidenses residiendo en Libia, la mayoría de ellos con doble nacionalidad.

XS
SM
MD
LG