Enlaces para accesibilidad

Obama busca bajar impuestos

  • Voz de América - Redacción

Barck Obama y los demócratas quieren que los millonarios paguen más.

Barck Obama y los demócratas quieren que los millonarios paguen más.

El presidente vuelve a emplazar al Congreso, donde demócratas y republicanos siguen profundamente divididos en materia tributaria.

El presidente Barack Obama dijo este lunes que el Congreso necesita extender para el 2012 los recortes de impuestos que pagan sobre sus ingresos los trabajadores estadounidenses, porque la recuperación económica del país sigue siendo “frágil” y la clase media necesita ese dinero.

Según la asa Blanca, de no ser renovadas las rebajas impositivas que expiran el último día de este año, cada familia promedio en EE.UU. vería subir en $1.000 dólares los gravámenes que paga.

Obama y líderes demócratas del Congreso siguen ejerciendo presión a favor de extender los recortes de impuestos federales que beneficiarían a casi todos los estadounidenses que dependen de un salario para vivir, especialmente a los de clase media.

Pero la forma de cómo subvencionar con fondos federales esa extensión continúa siendo objeto de controversia en el Capitolio, donde los republicanos rehúsan acceder a subirles los impuestos a los millonarios.

Paradójicamente, la situación es opuesta a la que históricamente se ha dado en el Congreso, y hoy son los demócratas los que defienden mantener los recortes tributarios frente a las objeciones de los republicanos, ideológicamente enemigos de los impuestos.

El año pasado los republicanos pidieron que los bajos impuestos adoptados durante el gobierno del presidente George W. Bush fueran extendidos a todos los estadounidenses con independencia de sus ingresos. Los demócratas plantearon que los gravámenes a los más ricos debían aumentar.

Al final, todos los recortes adoptados en la era de Bush fueron extendidos, sin que ninguno fuera elevado o se recortaran gastos para compensar la pérdida de ingresos fiscales.

Lo que está a debate ahora son los impuestos que financian programas federales y son fuente de los ingresos para los jubilados en la Seguridad Social. Para este año, esos gravámenes fueron reducidos en aproximadamente una tercera parte con tal de elevar el ingreso de los trabajadores, una vía de estimular el crecimiento económico.

Pero a menos que el Congreso actúe, esos impuestos que se destinaban a la Seguridad Social tendrán que ser nuevamente deducidos de los cheques de los trabajadores en 2012, lo que según el senador demócrata por Dakota del Norte Kent Conrad sería desastroso para la frágil recuperación económica del país.

“Lo que EE.UU. necesita ahora es un empuje adicional para la economía. Todavía tenemos a uno de cada seis estadounidense desempleado o subempleado. No debemos subir los impuestos a la clase media. No tiene sentido”, dijo.

La semana pasada, senadores republicanos derrotaron una propuesta demócrata para sufragar la extensión del recorte impositivo a la Seguridad Social elevando los gravámenes a los millonarios. Paralelamente, los demócratas hicieron lo mismo con una idea republicana de financiarlos recortando los gastos federales.

Para el senador republicano por Oklahoma Tom Coburn la pregunta que deben hacerse los estadounidenses es de dónde saldrá el dinero para extender la rebaja fiscal. “Todo lo que vemos salir de Washington es la promesa de recolectar ingresos en el futuro para costear gastos de hoy, cuando debemos pagar por eso ahora reduciendo los gastos en áreas que no son prioritarias”, señaló.

El presidente Obama ha sugerido que el Congreso siga sesionando hasta que los recortes de impuestos sean extendidos, aun cuando eso signifique que los legisladores trabajen durante el próximo receso por Navidad.

XS
SM
MD
LG