Enlaces para accesibilidad

Obama:economía palabra de orden

  • Voz de América - Redacción

Barack Obama dijo que la educación superior no es un lujo sino un imperativo.

Barack Obama dijo que la educación superior no es un lujo sino un imperativo.

El presidente de EE.UU. resalta en su discurso sobre el Estado de la Nación que el país debe premiar el trabajo duro y edificar una economía perdurable.

El presidente Barack Obama dijo este martes que su propósito es hacer que EE.UU. sea un país líder por la educación de sus jóvenes y que tenga una economía perdurable en la que trabajar duro tenga sus recompensas y donde se premie la responsabilidad.

En su discurso sobre el Estado de la Nación, pronunciado como es costumbre ante una sesión conjunta del Senado y la Cámara de Representantes en el Capitolio en Washington, el presidente resaltó la importancia de que el país atraiga a “una nueva generación de manufactura de alta tecnología y puestos altamente pagados”.

Obama destacó la necesidad de tener “una economía construida para que perdure” y dijo que el país no puede conformarse con que a un número reducido de estadounidenses les vaya muy bien y otros a duras penas lo consigan. “Lo que está en juego no son los valores demócratas o republicanos sino los valores estadounidenses”, subrayó.

Tratando de desvirtuar a quienes lo critican por el manejo que ha hecho de la economía y subrayando las diferencias que lo separan de sus contendientes republicanos, señaló que se opondrá “a cualquier esfuerzo encaminado para regresar a las mismas políticas” que condujeron al país a la crisis económica.

“No, no vamos a regresar a una economía debilitada por contrataciones externas, mala deuda y falsas ganancias financieras”, dijo y reiteró su plan de incentivar a las corporaciones que traigan de vuelta puestos de trabajo a EE.UU. y no ofrecer más alivios impositivos a las que hagan lo contrario. También anunció que luchará tenazmente contra el fraude financiero.

Aunque la Casa Blanca recalcó que el discurso de Obama no tuvo fines electorales, una vez concluida su alocución prevaleció la impresión de que uno de los propósitos del presidente fue el de tratar de ganarse a menos de 10 meses de las elecciones la simpatía de los estadounidenses de clase media, fuertemente golpeados por la crisis económica.

Con la mira puesta en temas como la industria manufacturera, la educación, el desarrollo de fuentes de energía alternativas, y los valores tradicionales del país, el presidente trató de persuadir a los estadounidenses de que a pesar del alto desempleo (8,5 por ciento) y la débil recuperación económica, para completar su tarea necesita estar al frente de la Casa Blanca cuatro años más.

A diferencia del año pasado, Obama puso de relieve que en el 2012 Osama bin Laden ya no es más una amenaza para EE.UU y el país puso fin a la guerra en Irak.

También a diferencia del pronunciado en 2011, cuando cerca de 43 millones de televidentes vieron su discurso, el de este martes tuvo efecto mientras los aspirantes republicanos a la Casa Blanca Newt Gingrich y Mitt Romney han transformado la campaña electoral republicana en una feroz competencia de cara a las elecciones primarias de ese partido el 31 de enero en Florida.

El discurso coincidió además con el día en que Romney, ex gobernador y con una gran fortuna personal, divulgó su declaración tributaria poniendo de manifiesto que paga menos impuestos que el común de los estadounidenses, lo que le dio argumentos al presidente para defender su tesis de que los millonarios deben aportar más al fisco.

Quienes critican su desempeño durante los últimos tres años en la Casa Blanca dicen que aunque Obama cumplió con algunas de sus promesas como la reforma de salud y el fin de la guerra en Irak, todavía están por ver, entre otras, la reforma migratoria, el cierre de la base de Guantánamo y el poner más límites a las emisiones de gases contaminantes.

Como contrapartida el presidente hizo énfasis en que en ese período, a pesar de la crisis económica, se salvó al país de un descalabro mayor, se crearon más de tres millones de empleos, y se rescató a la industria automotriz.

En materia de política exterior, Obama dijo que Washington seguirá defendiendo el libre mercado y la democracia, aludió a la debilidad del régimen de Siria, y reafirmó la determinación de EE.UU. de impedir que Irán consiga hacerse de armas nucleares.

Entre los invitados especiales a presenciar el discurso estuvo Mark Kelly, ex astronauta y esposo de la congresista demócrata por Arizona Gabrielle Giffords, que recién anunció su renuncia a la legislatura para concentrarse en su recuperación tras haber sido víctima en enero del año pasado de un balazo en el cráneo que milagrosamente no le costó la vida.

Para promover las ideas expuestas en su discurso, Obama viajará dentro de tres días a cinco estados considerados de gran importancia para poder obtener en noviembre la reelección: Iowa, Nevada, Arizona, Colorado y Michigan.

XS
SM
MD
LG