Enlaces para accesibilidad

Dos caballos de batalla de Obama


El presidente Barack Obama y el representante comercial de EE.UU., Ron Kirk (i).

El presidente Barack Obama y el representante comercial de EE.UU., Ron Kirk (i).

El presidente de EE.UU. busca revivir la economía con más exportaciones y manteniendo bajos impuestos a la clase media.

El presidente Barack Obama instó a legisladores demócratas y republicanos a que ratifiquen de manera expedita el Tratado de Libre Comercio con Corea del Sur, que él califica de modelo para futuros acuerdos comerciales en Asia y alrededor del mundo.

Obama dijo que el tratado, alcanzado por negociadores de ambos países luego de tres años de punto muerto, podría incrementar las exportaciones anuales de automóviles, de productos agrícolas y otros bienes estadounidenses hasta en 11 mil millones de dólares.

El acuerdo supone un paso importante para el objetivo de Washington de duplicar sus ventas al exterior en los próximos cinco años, y es el de mayor envergadura suscrito por EE.UU. desde que en 1994 se puso en marcha el firmado con México y Canadá, conocido como Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

Suscrito desde 2007, el pacto se retrasó por cláusulas en conflicto que involucraban al sector automotriz estadounidense y otras relacionadas con la apertura del mercado de carnes surcoreano.

EE.UU. mantendrá un arancel del 2,5 por ciento durante cinco años sobre los automóviles surcoreanos, mientras que Corea del Sur reducirá de inmediato a la mitad (de 8 a 4 por ciento) sus tarifas sobre las importaciones de vehículos estadounidenses y las suprimirá por complero en el quinto año.

Un día después del anuncio hecho por el Departamento del Trabajo de que la tasa de desempleo inesperadamente subió en noviembre a 9, 8 por ciento, el presidente dijo que el acuerdo con Seúl podría crear unos 70 mil nuevos puestos de trabajo.

Señaló además que EE.UU. está listo para finalizar otros tratados de libre comercio, en alusión a los dos pactos comerciales por largo tiempo estancados en el Congreso, ya suscritos con Colombia y con Panamá.

Recorte de impuestos

Obama se mostró por otro lado decepcionado después de que el sábado el Senado bloqueó en Washington un proyecto de ley que buscaba extender las rebajas tributarias a todos los estadounidenses menos a los de más altos ingresos, alrededor del dos por ciento de los contribuyentes..

El presidente dijo que los estadounidenses necesitan tener “la tranquilidad de que sus impuestos no subirán” el primero de enero.

En una inusual sesión legislativa de fin de semana, los republicanos impidieron el intento de los demócratas de aprobar un proyecto que no renueva los recortes fiscales para los estadounidenses más adinerados pero los mantiene para las familias de clase media y baja.

El senador demócrata Charles Schumer acusó a los republicanos de ponerse del lado de los "millonarios y multimillonarios" al rechazar las propuestas de Obama de preservar las rebajas de impuestos para quienes ganen hasta 200 mil dólares, y para las familias con ingresos de hasta 250 mil dólares anuales.

Ningún republicano apoyó las propuestas demócratas, e incluso algunos demócratas votaron contra ellas.

El argumento de los republicanos es que con una tasa de desempleo tan alta como la actual no tiene sentido aumentar los impuestos a nadie mientras la economía siga siendo débil.

Con todo, el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, dijo que espera que los legisladores lleguen a un consenso sobre el alivio fiscal para mediados de la semana entrante, y señaló que quiere que la cámara alta vuelva a sesionar el 17 de diciembre.

Por su parte, el líder republicano del Senado, Mitch McConnell, declaró estar confiado en que las negociaciones bipartidistas allanen el camino para que la reducción de impuestos sea renovada, y dijo que lo único incierto es por cuánto tiempo más será extendida.

XS
SM
MD
LG