Enlaces para accesibilidad

Jubilados en peligro en EE.UU.


De izquierda a derecha, el comisionado de Seguridad Social, Michael Astrue, y las secretarias del Trabajo,Hilda Solís, y de Salud, Kathleen Sebelius.

De izquierda a derecha, el comisionado de Seguridad Social, Michael Astrue, y las secretarias del Trabajo,Hilda Solís, y de Salud, Kathleen Sebelius.

La crisis que afrontan los retirados que dependen de las pensiones de la Seguridad Social y la atención médica del gobierno es más grave de lo que se pensaba.

El deterioro de la situación económica ha puesto en crisis los fondos que se destinan a dos programas de los que dependen para vivir quienes se jubilan en Estados Unidos.

Según un informe difundido por los encargados de la administración de ese dinero, para el 2036, un año antes de lo que se había estimado, el país no dispondrá de suficientes fondos para cubrir la pensión federal que el Seguro Social da a los retirados.

En adición, el fondo que garantiza el seguro de atención médica y hospitalaria para los mayores de 65 años, conocido como Medicare, se agotará para el año 2024, con cinco años de anterioridad a lo que las autoridades pensaban hace sólo unos meses.

La causa principal del problema, según el informe, se debe a un cambio de proyecciones al subir las expectativas de vida de las personas de la tercera edad en EE.UU.

Las consecuencias negativas que la crisis de ambos programas tienen para el futuro de millones de estadounidenses ha hecho que los autores del informe pongan de relieve la urgente necesidad de que el Congreso tome cartas en el asunto.

El Seguro Social pagó en 2010 beneficios de $702.000 millones de dólares a alrededor de 54 millones de jubilados, en tanto que el Medicare garantizó cobertura médica a 47 millones y medio de personas a un costo de $523.000 millones de dólares.

Los déficits del Seguro Social y el Medicare vienen acumulándose desde hace años, pero la crisis ha estallado con mayor proporción en momentos en que hay un fuerte debate entre la Casa Blanca y el Congreso sobre cómo poner coto a la deuda de la nación, que el lunes llegará a $14,3 billones de dólares.

Algunos legisladores han dicho que ambos programas resultan demasiados costosos y a pesar de que ya se tambalean son partidarios de reducirlos todavía más.

Uno de los que se oponen a esa idea, el congresista Xavier Becerra, el demócrata de mayor rango en la comisión de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes, ha dicho que “existe el creciente consenso de que la Seguridad Social nunca ha agregado un centavo a la deuda nacional y que no es apropiado tratar de reducir el déficit a expensas suyas”.

Por ahora el tema parece estar fuera de las discusiones sobre del déficit presupuestario que llevan a cabo los legisladores y la Casa Blanca, pero congresistas republicanos están presionando por revisar el Medicare y porque se dé a cambio a los ancianos un subsidio federal que les permita adquirir cobertura médica de aseguradoras privadas.

XS
SM
MD
LG