Enlaces para accesibilidad

Con dolor en Newtown se reanudan clases

  • Voz de América - Redacción

En la nueva escuela se ha preparado todo para que los sobrevivientes de la matanza no extrañen nada, pero será muy difícil olvidar a los que se fueron.

En la nueva escuela se ha preparado todo para que los sobrevivientes de la matanza no extrañen nada, pero será muy difícil olvidar a los que se fueron.

Estudiantes y padres de familia reconocieron las instalaciones de la escuela que albergará a los sobrevivientes de la masacre.

A 11 kilómetros de Newtown está la escuela Chalk Hill en el caserío Monroe, allí estarán a partir de este jueves los sobrevivientes de la espantosa masacre perpetrada por Adam Lanza que dejó una herida que no cicatrizará nunca en las almas de adoloridas familias.

Este jueves los estudiantes que deben seguir su camino y los angustiados padres de familia fueron recibidos por las directivas de la escuela que albergará esta comunidad.

La directora interina de Sandy Hook, Donna Page, recibió a los alumnos, después de que la anterior responsable del centro fuera sacrificada en el tiroteo.

Según declararon algunos de los padres la vuelta a clase es "dura" pero también "crucial", pues los más pequeños quieren ver a sus maestros y compañeros y volver a su rutina.

Por eso se adecuaron las aulas y los muebles de manera similar a su tradicional entorno escolar para ayudarlos a recuperar la normalidad.

"En este momento, tiene que ser la escuela más segura de Estados Unidos", afirmó la superintendente del distrito escolar, Janet Robinson, ante los medios de comunicación.

La policía colocó retenes y otras medidas de seguridad especiales para proteger el edificio, pero es evidente que las autoridades prestarán la vigilancia en la zona.

A lo largo del recorrido hacia la nueva sede escolar, se aprecian símbolos para no olvidar a los mártires de la masacre. Dibujos de ángeles, leyendas de bienvenida y juguetes amontonados en señal de amor y cariño por los que se fueron.

Los padres de familia que deseen acompañar a sus hijos a las primeras clases lo pueden hacer, según decisión de las directivas escolares.

La escuela en donde ocurrió la masacre sigue cerrada y muy custodiada. Nadie quiere saber de ese lugar y nadie pregunta qué dispondrán con esa edificación, que será el signo de la maldad de aquí en adelante.

La población de Newtown sobrellevó la Navidad y el Año Nuevo en medio de funerales y tristezas. Ahora es el duelo que se debe consolidar para que la vida al menos se parezca a la realidad

La masacre de Newtown es la segunda más sangrienta de la historia de Estados Unidos tan solo por detrás de la de la universidad Virginia Tech en 2007, en la que murieron 32 personas, además del atacante.

Muestre comentarios

XS
SM
MD
LG