Enlaces para accesibilidad

Estados Unidos tiembla de frío


Por primera vez en años, la célebre ruta Lake Shore Drive en Chicago tuvo que ser cerrada.

Por primera vez en años, la célebre ruta Lake Shore Drive en Chicago tuvo que ser cerrada.

Una potente tormenta invernal cubre de nieve ciudades y carreteras, y millones de personas se ven obligadas a quedarse en casa.

Una poderosa tormenta invernal, la más intensa que en décadas azota la zona central y norte de EE.UU., obligó a permanecer en sus hogares a cientos de miles de personas, tapizó de nieve carreteras y aeropuertos, y paralizó gran parte del transporte aéreo y terrestre en muchas ciudades del país.

La tormenta afecta en total a más de 30 estados, pero el panorama era especialmente crudo a lo largo y ancho de un corredor que desde el sur se extiende desde Texas hasta Maine (en el extremo noreste) y por el norte desde Chicago hasta Nueva York, donde cientos de automovilistas quedaron varados y las escuelas estuvieron cerradas.

El presidente Barack Obama dio instrucciones al Departamento de Seguridad Nacional y la agencia para el manejo de emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) para que estén al tanto de las necesidades y situaciones que origine la intensa helada.

FEMA ya movilizó a 13 estados del país personal y recursos, entre ellos agua, comidas, mantas, catres, generadores y otros artículos esenciales, listos para su entrega inmediata a la población en caso de que sea necesario.

En Chicago se registraron vientos de hasta 64 kilómetros por hora y cayeron más de 17 pulgadas de nieve. En Missouri fueron unas 18 pulgadas, y en Indiana, el sureste de Kansas, Oklahoma, y el estado de Nueva York alrededor de un pie. Entre tanto, en Boston se temía que la nieve alcanzara pie y medio.

Por primera vez en años, la célebre ruta Lake Shore Drive en Chicago tuvo que ser cerrada, y en el estado de Missouri sucedió lo mismo con una importante autopista que conecta San Luis y Kansas City.

En la ciudad de Nueva York, cientos de miles de personas se quedaron sin electricidad y el transporte estaba interrumpido por el mal tiempo. Los trenes funcionaron pero mucha gente no pudo no salir de sus casas.

Más de 300 mil hogares y negocios amanecieron sin energía entre Ohio y Texas, y lo mismo les sucedió a unos 50 mil en Nueva Jersey y Pennsylvania.

Muchas oficinas del gobierno cancelaron sus actividades, y miles de pasajeros se quedaron varados en numerosos aeropuertos del país después de que las principales aerolíneas suspendieron más de cinco mil vuelos.

El servicio meteorológico nacional alertó de tornados y tormentas violentas en la franja al sur de la zona de fuertes nevadas, en Luisiana y Mississippi, e informó que a la tormenta invernal seguirá una ola polar con temperaturas por debajo de cero grados.

XS
SM
MD
LG