Enlaces para accesibilidad

Fariñas: Es un error y una traición a la democracia


Guillermo Fariñas Hernández, disidente cubano

Guillermo Fariñas Hernández, disidente cubano

El disidente cubano Guillermo Fariñas asegura que ninguna buena relación bilateral puede reconocer concesiones de un solo lado

El anuncio del presidente Barack Obama sobre la normalización de relaciones diplomáticas y la reapertura de la embajada estadounidense en La Habana a finales de julio, fue recibido por disidentes cubanos con marcado escepticismo.

“Hoy los amigos nos han abandonado y los enemigos nos reprimen más que nunca”, dijo el disidente cubano y ex prisionero de conciencia, Guillermo Fariñas Hernández, en entrevista con la Voz de América en la que analizó los pasos que se dieron hasta ahora dentro de este proceso.

“Esta circunstancia se da entre dos gobiernos que no son iguales. Estados Unidos tiene un presidente legítima y democráticamente elegido mientras Cuba tiene un gobernante que no fue elegido por voto popular y ese es punto fundamental que había que tomar en cuenta”, advirtió este opositor que estuvo preso en Cuba por más de 11 años.

“El presidente Obama tiene todo el derecho de tomar esta decisión, pero no implica que no se haya equivocado. En su discurso ignora a las personas que hemos sostenido que es un gran error y una traición a la democracia”, destaca Fariñas.

Fariñas que ganó en 2010 el Premio Sajarov a la Libertad de Conciencia otorgado por el Parlamento Europeo, se refirió a uno de los puntos que mayor dificultad representó durante las reuniones de los equipos técnicos de Estados Unidos y Cuba: el desplazamiento de funcionarios de la embajada estadounidense por toda la Isla.

“No hay reglas claras con lo que se puede y lo que no se puede hacer con respecto a los diplomáticos estadounidenses en Cuba, por lo tanto, nosotros estamos escépticos. Consideramos que ha sido un gran error hacerle esta concesión política y rezamos para que no se hagan más concesiones económicas al gobierno castrista”, concluyó Fariñas.

Los disidentes cubanos mantuvieron una relación muy directa y cercana con la Oficina de Intereses de Estados Unidos en Cuba y Guillermo Fariñas anticipa que este vínculo podrá mantenerse aunque no descarta que el gobierno cubano establezca cierto de normas.

Muestre comentarios

XS
SM
MD
LG