Enlaces para accesibilidad

En firme ley de recortes federales en EE.UU.

  • Voz de América - Redacción

El presidente dijo en una conferencia de prensa en la Casa Blanca que está listo para tomar decisiones difíciles sobre la reducción del déficit.

El presidente dijo en una conferencia de prensa en la Casa Blanca que está listo para tomar decisiones difíciles sobre la reducción del déficit.

El mandatario de EE.UU., intentó convencer a los republicanos para evitar el llamado "secuestro de fondos" que podría poner en aprietos la economía del país, pero no lo logró.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, no tuvo más remedio que ceder ante las presiones de los congresistas y firmar el documento que aprueba los recortes automáticos conocidos como "secuestro de fondos".

Obama se reunió por última vez este viernes con líderes del Congreso de ambos partidos, para convencerles de las consecuencias de los recortes, pero no llegaron a un acuerdo.

Los republicanos propusieron sin embargo que la Cámara de Representantes podría aprobar una medida para evitar que el gobierno se quede sin fondos a fines del mes, pero esa legislación iría acompañada de otra que le de poderes al presidente para suavizar y ordenar los recortes. La fecha fatal para evitar que el gobierno cierre es el 27 de marzo.

"Las buenas noticias son que el pueblo estadounidense es fuerte... y la economía seguirá recuperándose", dijo el presidente. "Pero Washington no la pone fácil".

El mandatario se quejó de que el Congreso permita estos "tontos y arbitrarios recortes" y volvió a recordar que "nada de esto es necesario", pero tampoco pudo presentar otra propuesta que no sea la de aumentar los impuestos a los que ganan más.

"Mi esperanza es que (los republicanos) den un paso atrás y que se pregunten si hay otra camino para avanzar", añadió. "Yo estoy preparado para tomar decisiones difíciles pero no sobre los hombros de la clase media".

La presidenta de la Cámara de Representantes, la republicana Cathy McMorris Rodgers, emitió un comunicado horas después del discurso de Obama, en donde anuncia dos nuevas propuestas “inteligentes” para hacer los recortes.

“El presidente Obama dijo que los recortes son ‘innecesarios’ e ‘inexcusables’. Los republicanos no podríamos estar más de acuerdo, por lo que la Cámara de Representantes aprobó dos proyectos de ley para reemplazar los 'secuestros de fondos' del presidente con recortes del gasto de forma más inteligente, en lugar de aumentar los impuestos de los estadounidenses que trabajan arduamente”, dijo Rodgers.

La funcionaria agregó que “el pueblo estadounidense sabe que el gasto es un problema, por lo que es hora de que el presidente ponga fin a las campañas sobre aumento de impuestos y empiece a trabajar en una solución para encontrar formas responsables de hacer los recortes y reformas que logren crear puestos de trabajo, además de ampliar las oportunidades para todos los estadounidenses en el futuro”.

El efecto completo del ajuste se sentirá en un período de siete meses, por lo que no está claro si habrá una interrupción inmediata de los servicios públicos.

Consecuencias del recorte
La Casa Blanca sigue insistiendo en aumentar la recaudación como parte de una solución para poner fin a los recortes automáticos, pero entre los republicanos, aún entre los que admiten que el secuestro va a tener consecuencias para la gente común, no hay ningún interés por incrementar los impuestos.

Muy a pesar de las advertencias sobre las serias consecuencias de los recortes, los mercados financieros tampoco han reaccionado con temor. El índice Dow Jones estuvo el jueves a 25 puntos de lograr el máximo histórico alcanzado en octubre de 2007.

La apuesta del gobierno es que los republicanos buscarán un compromiso una vez que el secuestro comience a quitar recursos a las escuelas, las fuerzas de seguridad y a las empresas que venden productos y servicios al gobierno.

Pero hasta ahora, el no hacer nada y obligar a que el gobierno ahorre $85 mil millones este año, es un efecto deseable para los republicanos, y una promesa de campaña.

"Al fin de cuentas, yo no soy un dictador, soy el Presidente" subrayó Obama, explicando que no tiene el poder para "obligar al Congreso a hacer lo correcto".

El presidente reconoció que no espera "una crisis financiera como la que se hubiera dado si no se aumentaba el techo de la deuda, pero la gente lo va a sentir". En todo caso, dijo, "la reducción del déficit por sí solo no es una política económica".

El Congreso puede detener los recortes en cualquier momento si ambos partidos acuerdan una forma de hacerlo.

Muestre comentarios

XS
SM
MD
LG