Enlaces para accesibilidad

EE.UU. va a terminar lo que empezó


Los estadounidenses liderados por Landon Donovan, jugarán ante Inglaterra el 12 de junio, en Rustemburgo, el 18 enfrentará a Eslovenia en Johannesburgo y cerrarán su grupo ante Argelia el 23 de junio en Pretoria.

Los estadounidenses liderados por Landon Donovan, jugarán ante Inglaterra el 12 de junio, en Rustemburgo, el 18 enfrentará a Eslovenia en Johannesburgo y cerrarán su grupo ante Argelia el 23 de junio en Pretoria.

La selección estadounidense llega, desde su anonimato futbolístico en los Mundiales, preparada para dar otra sorpresa en Sudáfrica.

Si el año pasado la final de la Copa Confederaciones hubiera terminado con el mismo resultado del primer tiempo, donde Estados Unidos vencía a Brasil 2 a 0, a menos de una semana del inicio de la Copa del Mundo 2010, la selección estadounidense, una de las grandes olvidadas de los especialistas, estaría presente en casi todas las previsiones.

El problema es que a los campeones morales se los recuerda poco.

De todas formas, la selección de Estados Unidos va al Mundial en medio del apoyo incondicional del creciente número de fanáticos que de costa a costa del país sigue el campeonato de la Major League Soccer, la MLS, que ya está pensando en incorporar a Thierry Henry para el año entrante.

Estados Unidos logró el año pasado dos hechos relevantes que deberían colocarlo como uno de los favoritos para llegar a las rondas finales de la Copa. Cortó una victoriosa racha récord e histórica de más de 30 partidos invicta de España, la Campeona de Europa y la mejor selección del mundo en el ranking de FIFA.

Y además, estuvo a punto de dar la gran sorpresa en la final de la Copa Confederaciones ante Brasil, cuando se fue el descanso ganando 2 a 0, auque luego perdió la final 3 a 2.

A Estados Unidos le sobra consistencia y le falta brillo. O mejor dicho, con honrosas excepciones, como es la España de Iniesta, Xavi, Fabregas, Villa y Torres, a la mayoría de las selecciones les sobra consistencia y les falta brillo. En este marco, Estados Unidos puede hacer de su virtud, la diferencia.

Por tanto, la selección del entrenador Bob Bradley, no es ni más ni menos favorita que otras selecciones. Tampoco desentona a la hora de tener lesionados de importancia, y en esa línea se inscriben el defensa Oguchi Onyewu y el atacante Jozy Altidore.

Sin embargo, en el combinado nacional estadounidense que debuta el sábado 12 de junio (2010), en el segundo día de la Copa del mundo, ante Inglaterra, lo que no falta es optimismo: "las cosas están empezando a marchar. Estoy ya con ganas y llegamos con espíritu positivo", comentó el arquero Tim Howard.

Una ventaja a favor de Estados Unidos, es que sus jugadores conocen bien el fútbol inglés, porque varios de sus futbolistas juegan en la Premier League británica.

Otro factor es que para los estadounidenses siempre es motivador jugar contra los británicos, y también cuenta a su favor el hecho de que en fútbol son normalmente subestimados por los seleccionados europeos.

Incluso, si la lesión deja afuera del debut al goleador Jozy Altidore, los estadounidenses duermen tranquilos por ahora, porque Edson Buddle, se estrenó como titular marcando dos goles en un amistoso frente a Australia que Estados Unidos ganó 3 a 1.

También el entrenador, Bob Bradley, cuenta con dos de sus estelares y experimentados volantes ofensivos, Landon Donovan y Clint Dempsey, así como un aporte llegado de México, el nacionalizado estadounidense, Hercúlez Gómez, para intentar superar el grupo ante Inglaterra, Eslovenia y Argelia, sin sobresaltos.

En silencio, sin la presión de los “grandes” como es la propia Inglaterra dirigida por el italiano Fabio Capello, Estados Unidos regresa a Sudáfrica con el sueño grande de terminar, desde su anonimato futbolístico, lo que comenzó en la Copa Confederaciones del 2009 cuando llegó hasta la final: irse con el campeonato.

XS
SM
MD
LG