Enlaces para accesibilidad

Ecuatorianos exigen cambios laborales


Foto de archivo de una manifestación de la oposición contra la mina de cobre El Mirador, en marzo de 2012.

Foto de archivo de una manifestación de la oposición contra la mina de cobre El Mirador, en marzo de 2012.

“En términos de política laboral el gobierno nos debe y largo, la clase obrera, el sector público sale este primero de mayo debilitado en su capacidad de convocatoria”, dicen los sindicalistas.

Ecuador celebra hoy, con casi todo el mundo, el día Internacional del Trabajo con marchas que además de rendir homenaje al trabajador estarán marcadas por reclamos y respaldos al Gobierno nacional. Miguel García, presidente de la Federación Nacional de Servidores Públicos, reconoció que hay una evidente división en el sector sindical, no obstante, hoy exigirán al gobierno cambiar la política laboral, que garantice la estabilidad poner fin a los despidos masivos en el sector público y un nuevo código del trabajo.

“En términos de política laboral el gobierno nos debe y largo, la clase obrera, el sector público sale este primero de mayo debilitado en su capacidad de convocatoria”, dice García.

Los sindicatos en contra del gobierno ecuatoriano se manifestarán en la mañana hasta llegar al centro de Quito la capital, mientras que los trabajadores aliados del régimen también marcharán hacia a la Plaza Grande en los exteriores del Palacio de gobierno en horas de la tarde. El Presidente Rafael Correa anunció que recibirá a la concentración de los sindicatos afines al régimen y a la cual fue invitado y ofrecerá un discurso.

“Tenemos jornada de trabajo en Lago Agrio y al medio día regresaremos a Quito para recibir a la marcha de los trabajadores por el primero de mayo”.

Ninguna de las dos movilizaciones convocadas para ese día se encontrará durante la movilización, según las rutas trazadas, aunque sus concentraciones finales se efectuarán en el Centro Histórico capitalino a escasas cuadras de distancia y bajo resguardo policial.

Por todo el mundo

El Primero de Mayo se convirtió el martes de un feriado internacional de los trabajadores a un día internacional de protestas, con manifestaciones por toda América, en Asia para exigir aumentos salariales y marchas previstas por toda Europa por las medidas de austeridad impuestas por los gobiernos.

Los europeos tomarán las calles en protesta por las medidas, a las que se les culpa del gran incremento del número de desempleados, particularmente en España, donde una de cada cuatro personas no tiene trabajo.

En Estados Unidos se planean manifestaciones, huelgas y actos de desobediencia civil, incluso la que puede ser las protestas de Ocupemos más visibles desde los campamentos en contra de Wall Street fueron desmantelados el tercer trimestre del año pasado.

En Moscú, unas 100.000 personas, incluyendo el presidente Dmitry Medvedev y el presidente electo Vladimir Putin, formaron parte en una marcha principal a través del centro de la ciudad.

Imágenes de televisión mostraban a los dos líderes hablando felizmente con los manifestantes en un fresco y despejado día primaveral.

Muchas pancartas criticaban al movimiento de la oposición que se ha convertido más prominente en Moscú durante los seis meses pasados. Uno decía "la primavera ha llegado, el pantano se ha secado", haciendo referencia a la plaza Bolotnaya (que quiere decir empantanada), el sitio de algunas de las mayores manifestaciones de la oposición en meses recientes.

En Asia, miles de manifestantes en Filipinas, Malasia y Taiwán demandaban aumentos en los sueldos que según ellos no se mantiene al ritmo del incremento de los precios al consumidor, al tiempo en que pedían menores cuotas escolares y expresaban otros diversos problemas.
XS
SM
MD
LG