Enlaces para accesibilidad

Economía de Venezuela no despega


El gobierno de Venezuela comenzó a hacerse del control del mercado de la alimentación, a fuerza de expropiaciones y subsidios como herramienta electoral.

El gobierno de Venezuela comenzó a hacerse del control del mercado de la alimentación, a fuerza de expropiaciones y subsidios como herramienta electoral.

Según el informe 2010 de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), de Naciones Unidas, los únicos países de América Latina que no crecerán en el presente año son Haití que caerá un 8,5% y Venezuela que retrocederá un 3%.

Al cierre del primer semestre del corriente año 2010, la economía venezolana fue consistente con las previsiones y cayó un 3,5%. La cifra revela que la contracción es más profunda que la de todo 2009, y "seguirá sin levantar cabeza, con una inflación muy superior a la de la región", afirmó el economista Asdrúbal Oliveros, director de la firma venezolana de consultoría, Ecoanalítica.

En lo que hace al Productor Interno Bruto, el Banco Central de Venezuela reconoció que cayó 1,9% en el segundo trimestre con respecto al mismo período de 2009. La caída fue apenas amortiguada con respecto al primer trimestre de este año, donde el PIB se derrumbó un 5,8%.

De acuerdo con los economistas, la mejora del PIB en el segundo trimestre no será suficiente. "En vista de ese resultado uno esperaría que el PIB este año caiga entre 2,5 y 3%", comentó Oliveros.

Por otra parte, el economista venezolano aclara que la pobre performance de la economía del país no está estrictamente vinculada con la crisis financiera mundial. En su opinión, las razones para el bajo desempeño están más relacionadas con el rígido control cambiario y una fuerte presión inflacionaria.

Expectativas oficiales

Pese a que la inflación en Venezuela alcanza al 18% en lo que va del año y hasta es posible que llegue a superar el 25,1% registrado en 2009, el gobierno insiste en realizar otra lectura de la marcha de la economía.

El propio presidente Hugo Chávez, en apoyo de las expectativas del gobierno de que la economía crezca un 0,5% en 2010, dijo que "el Banco Central reconoce que empezamos a recuperarnos".

El mandatario criticó a algunos economistas que han cuestionado la veracidad y la confiabilidad de los datos ofrecidos por el Banco Central de Venezuela, y afirmó que “las noticias dentro de tres meses van a ser peores para ellos porque estamos echando adelante el nuevo modelo económico".

Las causas de la caída

Al analizar las razones que llevaron a la caída de la economía de Venezuela y a la falta de recuperación incluso cuando otras economías latinoamericanas marchan a paso firme, el economista Oliveros establece que se pueden señalar tres aspectos fundamentales.

Por una parte, una crisis eléctrica que obligó a severos racionamientos a la industria. Pero también destacó que el restringido flujo de divisas afecta a los empresarios y el desarrollo del sector productivo. Finalmente, el tercer factor es político y Oliveros lo define como “un divorcio” entre el gobierno y las necesidades de la industria privada.

En tal sentido Oliveros aclara que el sector industrial venezolano “prácticamente está sobreviviendo con planes de inversiones que han tenido que recortarse, en medio de un ambiente de negocios hostil, donde incluso el concepto de propiedad está en entredicho”.

A lo que el economista se refiere, es a las reiteradas expropiaciones ordenadas por el gobierno de Chávez, e indicadas muchas veces por decreto por el propio mandatario.

Las expropiaciones han operado como un desestimulo a la inversión.

A la misma vez, desde 2007, Chávez ha impulsado la nacionalización de sectores clave de la economía como el petrolero, o el propio sector eléctrico, sin que en ningún caso mejorara la gestión, ni comprometiera inversión pública.

Recientemente incluso, el gobierno de Venezuela comenzó a hacerse del control del lucrativo mercado de la alimentación, nuevamente a fuerza de expropiaciones.

Según la gremial empresarial Conindustria, el gobierno ha llevado adelante "la destrucción progresiva del parque industrial venezolano".

Las cifras del propio Banco Central parecen incluso dar razón a la crítica. En el segundo trimestre, el organismo informó que hubo importantes retrocesos en la minería, con una caída del 19,6%, del comercio de 6% y de la construcción que se deprimió un 6,4%.

El petróleo no basta

Pese a que los precios internacionales del petróleo regresaron a los $70 dólares el barril, Venezuela sigue importando casi la mayoría de los productos y bienes que consume, y las restricciones al mercado cambiario se han profundizado, así como al acceso a las divisas que concede a los empresarios.

La escasez de dólares está afectando a muchas industrias. En tal sentido, el economista Ángel García Banchs sostuvo que la economía venezolana “no volverá a crecer hasta no solventar la escasez de divisas; basta con que falte un insumo importado básico en la cadena para que no se pueda expandir la producción".

Si bien los economistas reclaman un cambio radical de la conducción económica, también se reconoce, como sostuvo Palma, que “a menos que venga otra vez un 'boom' petrolero que dispare los precios, con esta política económica no hay salida”.

Pese a todo, el gobierno venezolano tratar de crear expectativas rumbó a las elecciones legislativas del próximo 26 de septiembre, donde podría llegar a perder el control de la Asamblea Nacional.

XS
SM
MD
LG