Enlaces para accesibilidad

Crisis económica une a la familia estadounidense

  • Voz de América - Redacción

Las últimas cifras del Departamento de Trabajo de EE.UU. muestran que el desempleo bajó a 8.2%.

Las últimas cifras del Departamento de Trabajo de EE.UU. muestran que el desempleo bajó a 8.2%.

Un sondeo realizado por una firma de Washington evidenció que gran parte de los jóvenes entre 25 y 34 años ha tenido que volver con sus padres.

Si bien es cierto que la tasa de desempleo en Estados Unidos bajó a 8.2%, también lo es que esa cifra está muy por debajo de lo esperado y que los nuevos 120.000 nuevos empleos que se han creado no son suficientes.

Pero adicionalmente, los miles de nuevos desempleados que cada semana hay en el país, deben adquirir nuevas dinámicas de vida que en ocasiones pueden convertirse en un estigma del que se libraron alguna vez y ahora deben revivir: vivir con sus padres.

Pues bien, según los resultados de un sondeo que realizó en diciembre el Pew Research Center de Washington, al menos un 61% de los 2048 encuestados tiene un amigo o un familiar que ha debido regresar a casa por cuenta de la crisis económica.

Según el estudio, para el 72% de los encuestados la situación financiera de sus padres genera un impacto muy positivo en sus bolsillos y un 78% consideró sentirse satisfecha con su nueva vida al lado de papá y mamá, mientras que el 77% de los que la crisis obligó a regresar, ven con buenos ojos su futuro desde esa perspectiva.

Aunque el 78% de estos hijos pródigos, entre 25 y 34 años, aceptan que no tienen el dinero suficiente para tener el tipo de vida que quisieran, un 48% afirma que paga renta a sus progenitores (mucho menos que la que tendrían que pagar fuera, por supuesto) y el 89% ayuda con los gastos del hogar.

Lo cierto es que muchos de los desempleados que debieron vivir con sus padres, aunque ya hayan recuperado su empleo, por ahora prefieren quedarse en casa por dos razones principales: el temor a ser nuevamente víctima de la crisis, y la economía en los gastos.

Cifras del censo revelan que mientras en el año 2000 un 15% de los adultos entre 25 y 34 años vivía en un hogar multigeneracional, en 2010 la cifra llegó al 21, 6%, lo que confirma la tendencia de regresar al “hotel mamá”.
XS
SM
MD
LG