Enlaces para accesibilidad

e-Books ganan espacio en Francfort


La tecnología y los nuevos formatos para presentar los libros llegaron para quedarse.

La tecnología y los nuevos formatos para presentar los libros llegaron para quedarse.

Muchas editoriales y empresas especializadas en e-books, apostaron por primera vez este año en Francfort a las ediciones electrónicas de sus libros.

Miguel Ángel, un descendiente de puertorriqueños que desde hace años vive y trabaja en Washington DC dice: “por primera vez en mi vida logré terminar la Divina Comedia”, la extraordinaria obra literaria escrita por Dante Alighieri en los primeros años del siglo XIV, y a la que muchos estudiantes de secundaria consideran su propio purgatorio.

Pero tras ser consultado durante cuanto tiempo estuvo leyendo, sonríe y agrega, “la estuve escuchando en el auto durante las últimas dos semanas en los viajes de mi casa al trabajo”. Sin embargo, casi de inmediato agrega que “los audiolibros son fantásticos, pero a mi hija de 12 años no se los quiero dar, prefiero que lea libros impresos para mejorar su español. Sin embargo, ahora estoy considerando darle a acceso a los libros digitales”.

El breve diálogo al comenzar un nuevo día de trabajo, cuando los colegas optan por contarse brevemente las novedades del día, antes de iniciar la jornada, resume la sensación que existe sobre la revolución que vive la industria editorial en los últimos años, tanto con los audiobooks o audiolibros que tuvieron su inicio con los casetes de cinta y que en los últimos años se pueden escuchar en discos compactos, CDs, como con los e-books o libros digitales.

Sin embargo, más allá de acuerdos o desacuerdos, la tecnología y las nuevos formatos para presentar los libros llegaron para quedarse. Una buena demostración es lo que se vivió en los últimos días en la Feria del Libro en Francfort, Alemania, la más importante exposición mundial de la industria editorial, donde los e-books lograron superar en interés incluso a la polémica de haber elegido a China como país invitado.

Si bien las cifras revelan que todavía, y por amplio margen, los libros impresos superan a los audiolibros y a los libros digitales, tanto los que están disponibles en Internet, para leer en la pantalla o descargarlos a la computadora, como los que se pueden comprar para cargarlos en lectores digitales como Kindle o eBook, las versiones electrónicas están siguiendo una progresión muy rápida.

Auge editorial

Además, los e-books bien pueden beneficiarse del nuevo auge de la industria editorial, que en Estados Unidos el año pasado registró un aumento de los ingresos de los editores en un 1,0 por ciento, alcanzando un total de 40 mil 300 millones de dólares, según Book Industry Trends 2009.

Incluso muchas editoriales que inicialmente no habían considerado seriamente a los nuevos formatos, así como aquellas que nacieron hace muy poco especializadas en e-books, apostaron por primera vez este año en Francfort a las ediciones electrónicas de sus libros. De esta forma, mientras empresarios editoriales, propietarios de librerías y analistas del sector, coinciden en reconocer que los libros electrónicos tendrán un desarrollo futuro revelante, también están de acuerdo en que es difícil saber en la actualidad cual es la dimensión de la tendencia del público.

Por otra parte, nadie niega la existencia de múltiples factores que afectarán la evolución del desarrollo de los e-books, tales como decisiones empresariales de los grandes jugadores del mercado de la tecnología. En particular, esta semana Google, el buscador líder en Internet, anunció que estaba entrando en el negocio con una tienda online de libros electrónicos accesibles desde cualquier dispositivo con un navegador.

XS
SM
MD
LG