Enlaces para accesibilidad

Un mejor traje para protegerse del ébola

  • June Soth

Una mujer trabaja en la elaboración de trajes protectores contra el ébola en Beijín.

Una mujer trabaja en la elaboración de trajes protectores contra el ébola en Beijín.

La carrera por diseñar un mejor traje que proteja contra el virus del ébola ha llevado a los investigadores a recurrir hasta a una diseñadora de vestidos de novia.

Un equipo de una universidad en el estado de Maryland está trabajando para mejorar el equipo protector que usan los trabajadores de la salud que luchan contra la epidemia del ébola.

El ébola es transmitido a través del contacto con los fluidos corporales de una persona infectada y para protegerse, los médicos y enfermeras usan trajes especiales que los aíslan del virus.

Qué es Jhpiego

Jhpiego es una organización fundada en 1974 cuyo nombre se origina en las siglas en inglés del Johns Hopkins Program for International Education in Ginecology and Obstetrics con el que fue fundado a través de la Agencia Internacional para el Desarrollo.

La organización dice en su sitio web que responde a las cambiantes necesidades de mujeres y familias en todo el mundo y entre otras cosas, promueve mejores prácticas para proteger a los profesionales de la salud de potenciales infecciones mortales.

Jhpiego está afiliada a la Universidad Johns Hopkins, uno de los mejores centros de investigación y estudios médicos en Estados Unidos.

Pero en algunos casos el traje es gran parte del problema.

“Hemos descubierto que son un riesgo más grande de lo que debería ser, principalmente porque el proceso de quitárselo es peligroso para los trabajadores de la salud”, dice Rich Lamorte, vicepresidente de la organización mundial Jhpiego.

Quitarse el traje protector requiere de 20 pasos, lo cual aumenta las posibilidades de error.

Jhpiego y la Universidad Johns Hopkins, cuyo campus principal se encuentra en Baltimore, Maryland, se propusieron crear un diseño más confortable y seguro organizando un concurso de diseño en el que eventualmente participaron unas 70 personas entre estudiantes, profesionales de la salud, y aunque no lo crea , hasta una diseñadora de vestidos de novia.

“El vestido de novia y el traje contra el ébola tienen más en común que lo que uno piensa”, dice Jill Andrews, la experta en bodas. “Ambos tienen varias capas que requieren mucho empeño para quitárselo. Como puedo hacer patrones de vestido y sé cómo se arman, supe que yo podía contribuir”, explicó.

Como resultado, el equipo de Hopkins ha mejorado la parte del traje contra el ébola que protege la cabeza, que hasta ahora ha consistido en anteojos protectores y dos máscaras quirúrgicas. El nuevo diseño en cambio, tiene un sistema unificado que protege la cabeza, con ventilación dentro de la máscara.

La meta final es la de crear un traje nuevo y de bajo costo que pueda estar listo en cuestión de meses y no años.

XS
SM
MD
LG