Enlaces para accesibilidad

Enfermera en cuarentena se va a casa

  • Voz de América - Redacción

Policías de Nueva York le piden a un hombre en disfraz de Halloween imitando el equipo protector contra el ébola que se aleje del lugar donde vive el Dr. Craig Spencer que ha dado positivo al virus.

Policías de Nueva York le piden a un hombre en disfraz de Halloween imitando el equipo protector contra el ébola que se aleje del lugar donde vive el Dr. Craig Spencer que ha dado positivo al virus.

Kaci Hickox, de 33 años, fue puesta en libertad y se dirige a su casa en el estado de Maine, mientras evalúa posibles acciones legales por una medida que considera violó sus derechos civiles.

Una enfermera que trabajó en África Occidental con pacientes de ébola fue puesta en libertad tras haber sido puesto en cuarentena el fin de semana en un hospital de Nueva Jersey.

Kaci Hickox no mostró síntomas por 24 horas y se dirige actualmente a Maine, donde vive, según un comunicado del Departamento de Salud del estado.

Hickox dejó el Hospital Universitario de Newark alrededor de 13:20 hora local en un vehículo privado, según la portavoz del hospital Stacie Newton.

La oficina del gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, informó que funcionarios de salud en Maine habían sido notificados de su llegada.

Los protocolos de Maine requieren que la enfermera sea puesta en cuarentena en su casa en Fort Kent durante 21 días después de la última posible exposición a la enfermedad.

Hickox se quejó de su tratamiento en Nueva Jersey tras convertirse en la primera persona puesta en cuarentena obligatoria del estado.

“Estamos muy contentos de que el estado de Nueva Jersey ha decidido liberar a Kaci. No tenían ninguna justificación para confinarla”, dijo Norman Siegel, abogado de derechos civiles de Nueva York.

Hickox contrató a Siegel mientras ella estaba en cuarentena.

Él dijo que no ha descartado una acción legal.

“Estamos buscando cómo amplificar la voz de Kaci en este tema”, dijo Siegel. “Tenemos que averiguar si eso es a través de los tribunales de justicia o por el tribunal de la opinión pública”.

Hickox dijo telefónicamente al programa State of The Union de la cadena CNN que ella había dado negativo al ébola y sentía que “sus derechos humanos básicos habían sido violados”.

Anteriormente, el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, anunció haber reconsiderado la política de cuarentena obligatoria para los trabajadores de la salud que regresan a Estados Unidos de tratar pacientes con ébola en África Occidental.

Poco después, la gobernación de Nueva Jersey anunció también medidas similares.

Los dos estados enfatizaron separadamente que sus políticas permiten el aislamiento en casa, la presencia de familiares, la visita de amigos aprobados por las autoridades, pero no el auto-monitoreo de la temperatura, por ejemplo.

La revisión de las políticas sucedió dos días después de que Cuomo y el gobernador Chris Christie, del vecino estado de Nueva Jersey, anunciaran cuarentenas obligatorias de 21 días para el personal médico que hubiera regresado de trabajar en África Occidental.

Las políticas fueron anunciadas un día después que un médico que trató pacientes con ébola en Guinea, se convirtiera en la primera persona en Nueva York en ser diagnosticada con el virus.

En ambos casos, los cambios de política parecieron ser resultado de la presión de la Casa Blanca y expertos médicos que pidieron establecer políticas apoyadas en la ciencia y no en el miedo, la percepción o la opinión pública, aunque dichas peticiones no se hicieron ni de manera oficial ni públicamente.

Al gobierno del presidente Barack Obama le preocupaba que las normas pudieran socavar los esfuerzos para detener el ébola al desalentar a los profesionales de la salud a que viajen a África Occidental.

El Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, dijo a CNN que la mejor forma de proteger a los estadounidenses era detener el brote de ébola en África y que una de las mejores maneras de hacerlo era ayudar a los trabajadores de la salud ir allá, en lugar de tomar medidas para desincentivar su ayuda.

El presidente Obama se reunió el domingo con su equipo de salud pública y de seguridad nacional para discutir las “medidas apropiadas” para contener la expansión de casos domésticos de ébola.

XS
SM
MD
LG