Enlaces para accesibilidad

Ébola: Paciente ‘cero’ fue bebé de Guinea

  • Voz de América - Redacción

La primera víctima conocida del actual brote fue un menor de dos años, Emile Ouamouno, que vivía en Meliandou, un pueblo en medio de un bosque con sus padres y tres hermanas, incluyendo Filomena, de cuatro años.

La primera víctima conocida del actual brote fue un menor de dos años, Emile Ouamouno, que vivía en Meliandou, un pueblo en medio de un bosque con sus padres y tres hermanas, incluyendo Filomena, de cuatro años.

En un pequeño pueblo de Guinea, primero murió un menor de dos años por una extraña enfermedad, luego su hermana, y de ahí la madre de ellos. Meses después, casi cinco mil personas han perdido la vida en África.

En el pueblo de Guinea donde comenzó el brote actual de ébola en África Occidental, 14 tumbas marcan el lugar donde el virus comenzó a salirse de control.

La primera víctima conocida del actual brote fue un menor de dos años, Emile Ouamouno, que vivía en Meliandou, un pueblo en medio de un bosque con sus padres y tres hermanas, incluyendo Filomena, de cuatro años.

El niño cayó enfermo el pasado diciembre con una misteriosa enfermedad que causó la fiebre, heces negras y vómitos.

Alrededor de una semana después de su muerte, Filomena se enfermó y murió. Ella fue seguida poco después por su madre embarazada y la abuela de los niños.

Esto ocurrió meses antes que los funcionarios de salud internacionales identificaron a Emile como el “paciente cero” de África Occidental, en un brote duplica su tamaño cada pocas semanas.

Hasta el momento, el ébola ha causado la muerte de casi 5.000 personas entre los más de 10.000 casos, la gran mayoría en África Occidental.

“A Emile le encantaba bailar y Filomena le gustaba llevar a los pequeños bebés en la espalda y fingir que era una madre”, dijo Suzanne Beukes de Unicef, quien habló con su padre Etienne durante su viaje a principios de este mes a Meliandou, un pueblo sin ningún tipo de centro de salud, más de dos horas en coche de la capital, Conakry.

Etienne quemó la ropa y mantas de sus dos hijos muertos por ébola, pero mantuvo la pequeña radio roja que Emile a menudo le pedía encender para bailar con la música.

Los cuerpos de Emile, Filomena y su madre están enterrados al lado de la casa de dos habitaciones donde Etienne vive con su segunda esposa y sus tres hijas.

Beukes dijo que el ébola ha matado al menos 14 personas en el asentamiento de alrededor de 500 habitantes, aunque los funcionarios de salud dicen que el número real es probablemente dos a cuatro veces mayor que los números oficiales.

XS
SM
MD
LG